jueves, 19 de enero de 2017

Los guerrilleros no se pueden enamorar

Puedes llevarme con los Igigi a las estrellas y en un golpe de levante, bajarme al inframundo con los Anunnaki
De todo eres capaz
De diluir la esperanza con una sola sílaba
De concentrar mi pasión con un solo roce
De hacerme salivar como una perra y dejarme seca como una toalla antigua
A veces, cuando el rumor se apaga por completo, escucho la fusión de nuestros pechos en la cicatriz del paraíso que divide Europa de África y noto como lato en la era de lxs ancestrxs celestiales
Tú te escondes en la playa del Tesorillo
Mi pelo SERPENTEA el levante al borde de un salto que me causa vértigo
Y dos gaviotas  graznan protegiendo a sus crías en círculos de aleteos nerviosos
Me enseñas a esconderme detrás de una manta hipotérmica y evitar los radares militares que hace una eternidad saltaron
La península partida en dos
Tod*s trabajamos para nuestro clan
El Bosque de los Cedros me meció la lectura del cosmos en la cumbre del triángulo de tierra, aire y agua; la luna sonreía de medio lado en un cielo atestado de estrellas fugaces
Las sombras se ven por la luz y sangraban los colmillos del lobo
La jineta se relamía
Las orugas abandonaban el nido
Los cachorros sobraban
La única chuleta había desaparecido
Me preguntabas si te quería de verdad
La pupila es un agujero negro mi amor
Es sólo con el iris que existe

Instintivamente
Irrefrenablemente
Incondicionalmente

Sin embargo, El clan no entiende Kilómetros
Somos del mismo aún estando muy lejos
Nuestra lucha es todo
Los guerrillerxs no se pueden enamorar






No hay comentarios:

Publicar un comentario