miércoles, 10 de mayo de 2017

El cielo y tú

Intente mirar por telescopios espaciales
Trazar rutas celestiales
Saber las lunas que tiene Saturno y variar con ellas
Pero me cansé
Me quede exhausta a la vera la mitología
Nuestro amor venusiano acabó en tragedia
Orión no pudo soportar la mordedura de la Luna en Escorpio
y con su cinturón, se ahogó
Hubiera preferido ser como Stephen Hawking y navegar años luz
No rendirme ante los agujeros negros de la vida como Albert Stein
Ponerme el traje espacial de Neil Armstrong y convencer a la luna de que despistará al escorpión que nos amenazaba chocándose las pinzas encima de un risco
No fui capaz
Me cansé
Poco a poco, polvo de estrellas fueron los recuerdos
Cristalitos transfigurados con los que me cortaba las yemas de los dedos
La telita que cubre el corazón
El hueco de la muela de juicio
Ya no quisé mirar más al cielo
Ni pedí deseos a las estrellas fugaces
Si entendí lo trágico del amor imposible
Los destinos inquebrantables
y las heroínas torturadas
Y me fundí con la tragedia griega
haciendo de nuestro amor, una nueva constelación




Un día de brillo oscuro

Debería tantas cosas
debería que no debo
No creo en cuentas de debe y haber
se me ha olvidado sumar y restar
Solo se multiplicar desequilibrios
y dividir espacios

Dimensiones

Una cuestión: ¿Por qué?
Una categoría: Final
Un principio: x
Un espacio: infinito
Un tiempo: ahora
Una pena: la del corazón

viernes, 28 de abril de 2017

Homo erectus


Medio ser catapultado en las cavernas de Altamira
El otro medio perdido en el edificio de Iberdrola

AHuecarnos


Observar
Encontrar
Acercar
Escuchar
Compartir un espacio, un tiempo, un silencio.
Compartir un bocado de tu bocadillo.
Jugar al corro de las patatas
Unir las manos palmoteando en la sin razón

Abocarse a tu cuerpo. A vuestros cuerpos. A nuestros cuerpos. Ahuecarnos en nuestros cuerpos para sentir un alma.

La tierra dejó de crear


Los tiempos se negaron a creer
Los pueblos quedaron bajo aguas estancadas
Las mujeres abortaron piltrafas
Las abuelas contrajeron lepra
y los patos murieron ahogados en gasolina

El único sonido era el tañido de campanas
Sólo las chimeneas alcanzaban el aire
La tierra dejó de crear
Las raíces se pudrieron y el avellano se quemó
El último olivo se levanta amorfo entre la niebla
Entre mis manos sólo el polvo de lo que fue

 

Un niño llora desconsolado


Es tan pequeño como una pulguita y tan extraño como la luna
Se ríe con la facilidad del que no sabe de preocupaciones
Con la verdad del placer
Con una sinceridad de cuatro dientes
Chapurrea lo justo para jugar y comer, corre al grito de ay, ay, ay, ay, ay y se agarra a tus piernas como las garrapatas a las orejas.
Le gusta mirar, tocar y chupar cualquier cosa que sorprenda
No tiene miedo al miedo, ni a los barrancos, ni al silencio
Se sube encima de la silla y escala infinitas montañas
Conoce quién es el bueno y quién el malo con tan solo una mirada
Le encantan los animales y los vehículos de dos ruedas.
Esta madrugada este niño mio llora desconsolado
No sabemos que le duele, que le pesa, que le agobia
Sólo escuchamos su llanto y su quejío,
Sólo sentimos el sudor de su pijama empapado,
Sus ojos cristalinos, su dedo apuntando a ninguna parte
Este niño mio que hoy quiero más que nunca, me enseña qué es la ilusión, y el amor y la ternura y la angustia.
Descubre a nuestros ojos cansados, la esperanza del después, la fe en el presente, los recuerdos apagados.
Quisiera que este niño mio se refugiara en el regazo de la fuerza, bebiera el brillo de la estrella del Norte y se empachara de sol andaluz
Sé que se me escucha lejos y como un contrahechizo, quiero que este niño mio, salve mi vida y la suya.

lunes, 24 de abril de 2017

Revisión

La crítica se apodera de mi
Y yo si huelo
Y supuro
Y mojo sábanas enteras, edredones
Y la boca seca, oliendo amargo
No quiero hacer de los sabores de tu vida, licor de almendras amargas
Tampoco que tú hagas de la mía, absenta de delirios
Callábamos, y cuando hablábamos, o muros o estrellas fornicando, lobos en extinción copulando, silencio y grillos de madrugada, la hierba quemada a zarpazos, asco y belleza a partes iguales, ambos con las aletas de la nariz, inhalando el choque de dos mares
Chorreábamos corazones y sangre, embistiendo de todo menos cuernos
Necesitados de sexo
Distanciados del cariño
Con repetida ausencia de voluntad
Apartados de la utopía
Rogando por ella
Con pulgas y perros
Pelos de orugas dentro de las orejas
Escocían las palabras
Los gestos
Rondando agujeros
Mareando perdices; ganas de hijxs y viajes a ninguna parte
Nos manteníamos de pie sobre un desvencijado velero
La libertad de nuestro barco era una bandera a jirones
Manchada de sangre seca
Hacia un lado y hacia el otro
Buscando el equilibrio
EL punto de fusión
A veces, lo conseguimos
2 en 1
Sincronización perfecta
Amor a quemarropa
Pasión precisa en medio de un mar de hostilidad
Podíamos, nos relajábamos, eliminábamos la ansiedad
Pero pronto volvía a soplar el levante
Y el sol picaba
Y la boca otra vez seca y amarga
Y no lográbamos cubrirnos de las tormentas de arena

¿Cómo se puede querer dar vida cuando una siente que ha muerto?







jueves, 23 de marzo de 2017

CUERPOS EN RESISTENCIA

Escribe y resiste

Prueba con un rotulador y una pared
Prueba con una tiza
Con un bolígrafo
Prueba con tu cuerpo
Utiliza tu saliva
Tu boca
Tus manos


Expresa y resiste

Coge aliento, respira y lánzate
Baila aunque no sepas
Grita aunque te dé verguenza
Desnúdate y participa sin pensarlo

Confía y resiste

Porque no estás sola
Porque somos muchas las que nos damos cuenta
Porque no estás loca
Ni eres tonta
Ni cenizo

Abre los ojos y Resiste

Que las lágrimas no empeñen tu fe
Ni la apatía amargue tu sonrisa
Que te sorprendas de la inocencia
Y las nubes no sean de mal augurio
Que sigas creyendo con esa ilusión
y me hagas sentir que merece la pena
Que mire a tus ojos y se encienda la mecha

Que verte es para mi resistir, que vernos es para nosotras hacer, que hacer es hacernos más vivas

Y vivas nos queremos

sábado, 21 de enero de 2017

De tripas, corazón

La fotografía del escaparate de una carnicería me hace sentir que...
Por qué hago esto?
Qué me lleva inevitablemente a hacer de mi carne y mi piel papiro de existencias?
Por qué mi lengua saliva la palabra lucha
Por qué miro hacia dentro y reviento vísceras ajenas
Por qué soy capaz de unir rompecabezas y partirme los dientes
Por qué tengo alergia a los antibióticos y vivo entre bacterias
Por qué sufro del riñón si dicen que soy valiente
Por qué tengo anginas si dicen que soy transparente
Por qué raja mi piel si dicen que soy suave
Por qué me sobra el pellejo, me pesan los huesos y la sangre me circula a trompicones?
Por qué sin quererlo sano y sin pedirlo, me sanan
Por qué elegí el camino de la humildad sabiendo las consecuencias de su única salida
Por qué con vosotrxs y conmigo
Por qué hacer de tripas, corazón


 


jueves, 19 de enero de 2017

Los guerrilleros no se pueden enamorar

Puedes llevarme con los Igigi a las estrellas y en un golpe de levante, bajarme al inframundo con los Anunnaki
De todo eres capaz
De diluir la esperanza con una sola sílaba
De concentrar mi pasión con un solo roce
De hacerme salivar como una perra y dejarme seca como una toalla antigua
A veces, cuando el rumor se apaga por completo, escucho la fusión de nuestros pechos en la cicatriz del paraíso que divide Europa de África y noto como lato en la era de lxs ancestrxs celestiales
Tú te escondes en la playa del Tesorillo
Mi pelo SERPENTEA el levante al borde de un salto que me causa vértigo
Y dos gaviotas  graznan protegiendo a sus crías en círculos de aleteos nerviosos
Me enseñas a esconderme detrás de una manta hipotérmica y evitar los radares militares que hace una eternidad saltaron
La península partida en dos
Tod*s trabajamos para nuestro clan
El Bosque de los Cedros me meció la lectura del cosmos en la cumbre del triángulo de tierra, aire y agua; la luna sonreía de medio lado en un cielo atestado de estrellas fugaces
Las sombras se ven por la luz y sangraban los colmillos del lobo
La jineta se relamía
Las orugas abandonaban el nido
Los cachorros sobraban
La única chuleta había desaparecido
Me preguntabas si te quería de verdad
La pupila es un agujero negro mi amor
Es sólo con el iris que existe

Instintivamente
Irrefrenablemente
Incondicionalmente

Sin embargo, El clan no entiende Kilómetros
Somos del mismo aún estando muy lejos
Nuestra lucha es todo
Los guerrillerxs no se pueden enamorar