domingo, 11 de diciembre de 2016

Penélope

La belleza corre y carga con el infinito de la existencia
Es la ternura su más fiel compañera
Y en el umbral del dolor, cumbre borrascosa si te decides a mirarla a la cara
No puedes olvidar a lo que sabe la verdad
Eso es lo que te está matando
Y es su impotencia
Y lo sabes
Porque es miedo y lo has sentido tantas veces que ya forma parte de ti
Te cortas las uñas pero siempre vuelven a crecer
El miedo en tu pecho
Como tu cuello de cisne quebrado; cuello hasta el cielo se enreda con tanta estrella
Constelaciones de fracasos teje la Penélope de Buero; la espera no supone ilusión sino soledad y tristeza
Destejer los recuerdos por el día, y a la noche, mezclarlos y confundirlos con amor
¿Podrá la guerra con la emoción y el héroe con lo intelectual?
La rueca sigue girando y sus colores se transforman en arcoiris efímeros
Vendrán las tormentas de los Dioses enfadados a descargar sobre nosotrxs el precio de una fantasía demasiado mitológica
El oráculo marca la rueda de la fortuna: sola en la incertidumbre encontrarás la respuesta que da el sentido.
Vuelve el miedo
El para qué
EL hasta cuándo
El seré capaz
EL por qué
La rueca sigue girando impulsada por un destino
La mano de Atenea intenta enhebrar las briznas del pasado y se pincha continuamente, las gotitas de sangre salpican el sudario del presente
-La letra con sangre entra- se escuchaba decir en las cocinas del palacio mientras que Penélope, cada más sola y frustrada, devaluaba el sentido de la vida.
¿Y la belleza?




No hay comentarios:

Publicar un comentario