domingo, 11 de diciembre de 2016

Las estrellas tienen las respuestas

Estoy mirando a las estrellas
Atraída por la gravedad del destino
Contando con los dedos lo palpitante de sus brillos
Y no me salen las cuentas
Nadie me enseñó a contar el infinito de la luz
Ni a vertebrar el giro de planetas y sus lunas
Ni a plantar pimientos en Marte
Me enseñaron a decir si cuando quiero decir no
A estarme quieta cuando quiero moverme
A sentarme cuando quiero estar de pie
A dar un beso cuando quiero escupir
A arrastrarme cuando quiero volar
Nunca nadie me presentó formalmente a las estrellas
Tuve que acudir a lo ancestral para resolver una ecuación vital de vital importancia
Pasé días enteros en google, rebusqué en libros y planisferios, inventé cúpulas geodésicas y puntos estratégicos de visión nocturna
Investigué en mitos y leyendas, estudié arquetipos y cartas del tarot, creí  en la existencia de Pandora y confundí a Prometeo contigo
Entonces... Me di cuenta que estaba perdiendo el hilo de las cosas
Que Ariadna no ayudó a Teseo a salir del laberinto y Teseo se transformó en Minotauro y el Ave Fenix, aunque resucitó, padeció todas sus vidas posteriores quemaduras de primer grado

"El cielo está desestrellado, quién lo estrellará, el estrellador que lo estrellee, mi lealtad siempre tendrá."

No hay comentarios:

Publicar un comentario