lunes, 7 de noviembre de 2016

La vela se consume


Una sentencia al aire y un veredicto a vida y trampa
Los trámites ilegales copan la vitalidad de unos cuerpos escondidos
Tapados con mantas se cubren los cadáveres de la verguenza
Lxs perdedorxs escriben con su sangre en los muros, las guerras de los tiempos
Nadie quiere mirar el horizonte de enfrente de su nariz y la tierra, arde en juego fatuo
Sedientos y hambrientos, vagan los espectros de la civilización persiguiendo los mitos que ya cayeron
Arrestadxs y muertxs, se suceden encadenadxs al último árbol de la oportunidad
Columpiándose las luces y almas a golpe de revólver
Cárceles, hospitales y psiquiátricos
Partida de ases... los doses siempre valdrán menos
Debajo del tapiz, policía, políticos e ignorantes se tragan las migajas de sus ombligos con cuchillo y tenedor
Pieles de animales muertos cubren sus cuellos y ostras crudas, sus pieles
Facetas de caras engañadas, abocadas a su propia destrucción
Día cualquiera a cualquier hora
EL frío entumece los cuerpos que llegaron a la orilla morados mientras todo lo anterior sucedía
La crueldad es plato del día
y la mirada al suelo, pan nuestro
Olla express, las lentejas se están pegando
La goma reventó y cuatro cayeron fulminados
Los cuerpos de seguridad,  apuntados al borde estrecho del colapso
Tiempos confusos son las guerras de los que escriben con sangre en los muros
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario