viernes, 18 de noviembre de 2016

Amorfa

Si pienso en el amor, me veo de rodillas y yo, por suerte y por desgracia, no nací para estar de rodillas, entonces ¿Qué me queda?
¿Escribir?
¿Hablar?
¿Discutir?
¿Crear?
¿Y cómo se hace esto sin amor?



No hay comentarios:

Publicar un comentario