lunes, 28 de noviembre de 2016

No puedo obviar

No negaré que me amaste hasta pensar en perder las ganas de beber
que preferías mi compañía a la de 10 gramos
que cada vez que nos mirábamos, las constelaciones fornicaban titilantes
que me sumergiste en la ponzoña de un pueblo lleno de moscas y viento
que me mostraste vencedor ante vaqueros de ojos de caza
que me defendí con la elegancia de las gitanas viejas
y que cuidé a mi manada con colmillos y paso firme
Tampoco negaré que para no perderme, me perdías
que me arrastrabas al secarral de tu fracaso y que yo, bailaba descalza sobre  el hielo de las Lunas de Saturno si tú repetías mi nombre tres veces seguidas
-Verónica, Verónica, Verónica.-
que había mucho aliento de romerías interminables y que los restos eran tu banquete preferido
que me vestía con el saco de basura y te acompañaba a la cumbre de dunas de polvo blanco
que embarqué en una patera de palés y con un remo quise cruzar Océanos
Que te amé hasta secarme por dentro, hasta alejarme por fuera, hasta cuartear mi piel y rapar mi razón
No puedo obviar que todavía te amo, aún así ¿No es el olvido otra forma de amor?

Y a ti...

Tracé un reguero de besos en tu columna vertebral escribiendo con mis labios cuarteados la palabra libertad

y a ti...
Te dio por dormir...

En tu pecho fijé la estaca de la justicia poética a costa de toda seguridad y clavé un clavel en el centro de mi ombligo uniéndome para siempre al olor de tu belleza decadente

y a ti...
Te dio por buscar un trago

Me agarre a tus ramas partidas, me rodeé, enredadera de mi, por debajo de todos tus platos rotos, me corte con tus destrozos de mala hierba y chupe toda sangre coagulada de años y años de apatía

Y a ti...
Te dio por preguntarme qué tal

Te susurre al oído la sinfonía de las orquídeas y su descarada elegancia, el canto de las sabias desnudas cuando la locura las hace amar y perder su inmortalidad, el rumor de los dedos percutiendo el deseo puro

Y a ti...
Te dio por hablar

Acaricié cada protuberancia de tu cuerpo nacida de odios e inquinas, eyaculé sobre ti los secretos de la inocencia y la ternura, vomite mi alma en cada beso que te di

Y a ti...
Te dio por pedirme que te amara

Y entonces... desaparecí.

El amor no se pide, se siente. 

sábado, 26 de noviembre de 2016

Nana

Despierta niña, los avatares defienden desiertos
¿No ves cuántos buitres emigran?
Ata a la vaca de Rómulo y Remo y déjala a otrxs, has de marchar a la tierra de la Diosa Itsar
A surcar las arenas de la sagrada lucha
A sanar confines de horizontes de basura electrónica
No pienses en tus sábanas, ahora te cubre el cielo de Mayo
Portadora de mensajes, engrasa tus alas oxidadas y da sentido a la palabra resilencia
Es en ti donde reside la fuerza, es la potencia contenida la que pide su espacio, es el verbo que quiere ser carne, piel, uñas, saliva. Es el huracán en tu pecho que ha estallado, es la lava de tu sangre que limpia la de otrxs, es haber buscado mucho y hallar la piedra de cuarzo
Es ponte en pie y saluda el día
Confía en las demás y organiza la vida, eres la pura política de lo sensual con-sentido y sabes cómo se hace
Necesitas ayuda, amor, respeto, guía, calma, otras manos y otros cabellos, otros ojos que no se pierdan, una oreja ancha y larga, una curiosidad infantil más cercana a la magia que a la razón, un instinto de loba y manada, de perra y jauría, de crisálida y mariposa.
Los cantos de ancestros y ancestras están avisando del correr de los tiempos;  debajo de las faldas de las montañas se escucha el eco del mundo consumido. Salvia y pájaros van de árbol a árbol susurrando la melodía de lo contemporáneo y el viento se arremolina en las esquinas de ciudades asalvajadas
Droga, sexo, adicciónes y egos vagan y divagan totalmente perdidos a la luz de farolas apedreadas
Ausencias prolongadas de toxicidad crónica, se deslizan en las sombras de cajeros
Vuelta y media de giro mental, en los bancos de parques una noche de invierno
Una verborrea apática y otro coche de la policía
Allí tendrás que estar, con ello tendrás que convivir, sin perder un átomo de sensibilidad, sin perder una gota de pureza, sin perder un tiento de tu esperanza.
Confía: no todo está echo: Quedamos lxs niñxs



viernes, 18 de noviembre de 2016

Amorfa

Si pienso en el amor, me veo de rodillas y yo, por suerte y por desgracia, no nací para estar de rodillas, entonces ¿Qué me queda?
¿Escribir?
¿Hablar?
¿Discutir?
¿Crear?
¿Y cómo se hace esto sin amor?



Cicatrices encerradas en Venus

No hace frío para ser noviembre y los paraísos son cicatrices
Los pies arrastraban por la arena lo que las huellas del tiempo marcaron en la piel; una y otra vez la cicatriz se abría y se cerrada
La luna se llenaba y se vaciaba
La marea subía y bajaba
Las aguas se teñían de rojo y los cuerpos de morado
La cicatriz de 14 Kilómetros se abría mil
y los peces desaparecían con las corrientes salvajes
La cicatriz seguía bamboleándose como si tal cosa mientras todo esto sucedía entre dos continentes
No importaba que la sombra deslumbrara, el sol ardiera, tus ojos brillarán a cuchillo y mi vientre ansiara el cuento de las princesas de barrio que muy infantilmente, le contabas para dormirla mientras la luna, también como si tal cosa, no estuviera reventando y las constelaciones no gritaran lo cruel de amar cuando has sido maltratadx
Como perros en la sangre, a cuatro patas, chupábamos todo aquello como fuente de juventud, pensando que tal vez, nuestra saliva sirviera para cerrar la cicatriz, sin embargo... la cicatriz dependía de la luna, de las estrellas, de la tierra, y nosotrxs sólo éramos su reflejo: cicatrices encerradas en Venus



miércoles, 9 de noviembre de 2016

Éxito

Bienaventuras las personas fracasadas porque de ellas es el reino de la crítica, y como concluión lógica, de la utopía.

martes, 8 de noviembre de 2016

Espejo invertido

Tuerzo el espejo invertido y leo el designio de las constelaciones
                                                             Tenían preparado ardides
                                                            Concedido talentos inútiles
                                                            Preparadas lunas de sobra
                                                                                                      y
                                                                 Olvidado cualquier duda

Marco las huellas dactilares y una gota de sangre se escurre
                               Polvo de estrellas frías cortan el diamante
                               Nunca nadie dijo que las estrellas no fueran
                               Afiladas
                               Que almas transcurrieran sin cicatrices

Seis puntos en la cabeza
            Mil en el corazón
            Una canción para la botella de ron

En el espejo se reflejan las que no me dejan marchar
                         Alentada y soberbia, piso tierra firme
                         Navego los mares de trozos de cristal en el vapor de sus alientos
                         Debe y haber lo parten en dos
                         Y
                         Olvido cualquier duda al mirar que tú soy yo
Pertenecemos al mismo sistema binario de estrellas




lunes, 7 de noviembre de 2016

La vela se consume


Una sentencia al aire y un veredicto a vida y trampa
Los trámites ilegales copan la vitalidad de unos cuerpos escondidos
Tapados con mantas se cubren los cadáveres de la verguenza
Lxs perdedorxs escriben con su sangre en los muros, las guerras de los tiempos
Nadie quiere mirar el horizonte de enfrente de su nariz y la tierra, arde en juego fatuo
Sedientos y hambrientos, vagan los espectros de la civilización persiguiendo los mitos que ya cayeron
Arrestadxs y muertxs, se suceden encadenadxs al último árbol de la oportunidad
Columpiándose las luces y almas a golpe de revólver
Cárceles, hospitales y psiquiátricos
Partida de ases... los doses siempre valdrán menos
Debajo del tapiz, policía, políticos e ignorantes se tragan las migajas de sus ombligos con cuchillo y tenedor
Pieles de animales muertos cubren sus cuellos y ostras crudas, sus pieles
Facetas de caras engañadas, abocadas a su propia destrucción
Día cualquiera a cualquier hora
EL frío entumece los cuerpos que llegaron a la orilla morados mientras todo lo anterior sucedía
La crueldad es plato del día
y la mirada al suelo, pan nuestro
Olla express, las lentejas se están pegando
La goma reventó y cuatro cayeron fulminados
Los cuerpos de seguridad,  apuntados al borde estrecho del colapso
Tiempos confusos son las guerras de los que escriben con sangre en los muros