miércoles, 19 de octubre de 2016

Marea viva

Simple
Básico
Esencial
Sin adornos de ningún tipo
Tal y cómo eres
Multiplicado por miedo y decepción
Arrogancia defensiva
Desastre emocional
Capacidad de contemplación perdida
Canciones traspasadas
Perdido el tiempo y el tono
La razón ni por asomo
La cordura de una cuerda
La locura que no lo cura
Agarradas las fauces del león sin guantes, no a conciencia sino por falta de respeto
Consideración destruida
Creatividad deshabitada
La vida en bucle
Los días iguales a las manzanas del supermercado
Sin dinero para calmar tu sed ansiosa
Agujeros en las palmas de tus manos
Buenos momentos pasan por tus dedos sin dejar huella
Ceguera crónica
Pesadilla eterna
Risas de medio lado se tuercen enteras si te miro a los ojos
Tristeza
Seriedad
Impotencia
Abandono patera para salvarme la vida
Se ahogará quién pese más penas que alegrías
De negro, sólo en la elegancia
De blanco, alma de un pez volador
Brindo las orquideas de mi sexo a tu curación
Abro los petalos de mis puertas, a lo que eres
A lo que eres puro
Sin aditivos, ni tóxicos; las abro a tus ansias a secas, a tu mala leche a secas, a tu sufrimiento a secas, a tu sarcasmo a secas, a tu odio a secas.
Te quiero seco
Se acabaron las concesiones y las confesiones
Sabemos que dos más dos ahora son cuatro
Tú, lo que tienes que hacer
Yo, lo que tengo que hacer
No me moverán juegos de balanzas
Tengo el balance bien estudiado
Consultado oráculos y sentido partes y repartes del cosmos, estrellas y vías lácteas
La regla circula
Lo que venga, vendrá después
Un trabajo: una esperanza
Un creer: un poder
Espero en el balcón de las flores verdes
Azul veo lo que tu negro, y hacía allí vuelan los mirlos de tu cuerpo junto al mio
Prepara la tierra
Es hora de arar
De hacer que la semilla crezca
Se acabaron los días de todo gris
Las pastillas y los vapores alcohólicos de la nada absoluta
El cerebro está a nuestra disposión
Podemos utilizarlo entero y construir nuestros castillos de arena sin miedo
Moldeables, tenemos la salida en el horizonte
Aprendimos a mirar lejos
Toca practicar el arte de la pesca exacta; la paciencia
Aguantar, resistir, insistir, persistir, no desistir
Creo que te puedes limpiar
Creo que me puedo limpiar
Creo que tenemos que acabar con el pasado enfermo y liberar a los que nos enseñaron que morir en vida era posible
La muerte no existe
Somos dos, y vemos a quinientos
En cuatro brazos caben cinco mil
La batalla ha comenzado
Sé que sabrás sumarte y hacer de las rayas, filas
Educar en mi vientre
Y sobornar a la inquietud
Que te armarás de paciencia y amor, y que juntos, consiguiremos  que las estrellas sean tan blancas como nos prometieron
Te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario