miércoles, 26 de octubre de 2016

Beatriz Silva


Porque haces las cosas por amor, pasión, expresión... y encima, con técnica
Porque te aferras a la vida y sabes tratar con clavos ardiendo, moldearlos y darle una forma justa y precisa
Porque eres brillante cuando sonríes y elegante en el estar, sin dejar de ser humilde y sincera a la vez
Porque sigues teniendo la semilla en tu corazón que hace brotar al árbol de la sabiduría
Porque cuidas y respetas a partes iguales
Porque no pierdes la esperanza y saboreas sus tintos y desencantos
Porque coleccionas respuestas experimentadas desde la piel
Porque sabes dar la mano a la vida y a la muerte a la misma vez
Porque me encanta tu trabajo
Porque desde que vi “Llovía” en una fotografía, no pude olvidar
Porque hay caminos que se cruzan debajo de una higuera
Frutos dulces que van más allá de cualquier coincidencia
Porque sé que hay muchas cosas que me tienes que enseñar
Porque no estoy dispuesta a dejarlas escapar.

Porque eres una Bastarda y lo sabes
Porque soy una Bastarda y lo sabes
Porque hay un grupo que también lo es y lo sabes
Porque somos valientes e ilegítimas y si no lo hacemos nosotras, nadie lo hará

El polvo de las estrellas al morir

La luna llena nos separó y la vía láctea entre lxs amantes
De carnero bravío está hecha nuestra casta, guerrerx de Orión enfrentándose a Isis, y tú, despatarrado con un litro en la mano
Te olvidas de  que los placebos dejaron de creer deslumbrados por el brillo de las Pleyades.
Desbocado jinete, cabalgas sin mirar. La montura es lo de menos, las constelaciones revientan estrellas y la bola sigue girando
Orbitas de una esquina a otra mientras las explosiones masacran a las estrellas fugaces
Una sonrisa a lo Mona Lisa no te salvará de la hecatombe
Tengo preparado un impermeable ignífugo para dos
Si orbitas en la otra dirección, lo podrás alcanzar
Sé que si lo alcanzas, lo haremos pedazos y cubriremos con él a quinientos
Y que nosotrxs, quedaremos tapados con el polvo de las estrellas al morir
Pero... hagámoslo juntxs.

EL tiempo es relativo

Según la teoría de la relatividad, cuando estamos en movimiento, el tiempo pasa por nosotros más lento, consecuencia ésta de la gravedad, por lo tanto, se puede llegar a la conclusión de que viajando, envejecemos más lento, me pregunto, ya que me voy a Bélgica a ver una amiga del pasado que ha tenido una hija, Yo Landa, si éste viaje, verte, ver a Carmen, me rejuvenecerá, y llego a la conclusión, de que si, aunque como teoría, hasta que la práctica no acontezca, no puedo establecer certeza ¿O si?

miércoles, 19 de octubre de 2016

Marea viva

Simple
Básico
Esencial
Sin adornos de ningún tipo
Tal y cómo eres
Multiplicado por miedo y decepción
Arrogancia defensiva
Desastre emocional
Capacidad de contemplación perdida
Canciones traspasadas
Perdido el tiempo y el tono
La razón ni por asomo
La cordura de una cuerda
La locura que no lo cura
Agarradas las fauces del león sin guantes, no a conciencia sino por falta de respeto
Consideración destruida
Creatividad deshabitada
La vida en bucle
Los días iguales a las manzanas del supermercado
Sin dinero para calmar tu sed ansiosa
Agujeros en las palmas de tus manos
Buenos momentos pasan por tus dedos sin dejar huella
Ceguera crónica
Pesadilla eterna
Risas de medio lado se tuercen enteras si te miro a los ojos
Tristeza
Seriedad
Impotencia
Abandono patera para salvarme la vida
Se ahogará quién pese más penas que alegrías
De negro, sólo en la elegancia
De blanco, alma de un pez volador
Brindo las orquideas de mi sexo a tu curación
Abro los petalos de mis puertas, a lo que eres
A lo que eres puro
Sin aditivos, ni tóxicos; las abro a tus ansias a secas, a tu mala leche a secas, a tu sufrimiento a secas, a tu sarcasmo a secas, a tu odio a secas.
Te quiero seco
Se acabaron las concesiones y las confesiones
Sabemos que dos más dos ahora son cuatro
Tú, lo que tienes que hacer
Yo, lo que tengo que hacer
No me moverán juegos de balanzas
Tengo el balance bien estudiado
Consultado oráculos y sentido partes y repartes del cosmos, estrellas y vías lácteas
La regla circula
Lo que venga, vendrá después
Un trabajo: una esperanza
Un creer: un poder
Espero en el balcón de las flores verdes
Azul veo lo que tu negro, y hacía allí vuelan los mirlos de tu cuerpo junto al mio
Prepara la tierra
Es hora de arar
De hacer que la semilla crezca
Se acabaron los días de todo gris
Las pastillas y los vapores alcohólicos de la nada absoluta
El cerebro está a nuestra disposión
Podemos utilizarlo entero y construir nuestros castillos de arena sin miedo
Moldeables, tenemos la salida en el horizonte
Aprendimos a mirar lejos
Toca practicar el arte de la pesca exacta; la paciencia
Aguantar, resistir, insistir, persistir, no desistir
Creo que te puedes limpiar
Creo que me puedo limpiar
Creo que tenemos que acabar con el pasado enfermo y liberar a los que nos enseñaron que morir en vida era posible
La muerte no existe
Somos dos, y vemos a quinientos
En cuatro brazos caben cinco mil
La batalla ha comenzado
Sé que sabrás sumarte y hacer de las rayas, filas
Educar en mi vientre
Y sobornar a la inquietud
Que te armarás de paciencia y amor, y que juntos, consiguiremos  que las estrellas sean tan blancas como nos prometieron
Te amo.

viernes, 14 de octubre de 2016

Reconocer quién soy

No reconocer quién soy, ha sido una costumbre desde que empecé a sentir que humildad y autoestima están enfrentadas.
Ahora, años después, sé que no reconocerme me ha robado oxígeno, me ha encorvado y me ha llevado a mirar al suelo y a tartamudear.
NO me queda otra que reconocer quién soy, dejar de avergonzarme de ello y compartir cada parte de mi para diluirme en todos.

jueves, 13 de octubre de 2016

La trampa

Hay muchos tipos de trampas, las hay para los pobres, las hay para los ricos. Las hay para las altas y guapas, para las feas y gordas, para los salados, los sosos, los gordos, flacos, con barba, con gafas, con la nariz muy grande, con la nariz muy pequeña, con la lengua muy larga, la falda muy corta. Hay millones de trampas, tantas, como seres humanos. Lo único importante aquí es una cuestión  edad, y es que se cumple la terrible relación de que cuánto más mayor, más honda es tu trampa. Siempre hay excepciones, personas que consiguieron escapar de ella, pero como ya digo, estos son casos especiales.
La trampa puede resultar un animal muy voraz y sutil a la vez. Te come sin darte cuenta. Poco a poco te va seduciendo, casi pareciendo todo lo contrario, y te va inmiscuyendo en sus ardides, despacio, rápido a veces, a golpes secos, progresivamente. Va calándote como aquella gota que corre salvaje por las venas; se vuelve adictiva e irracional, caprichosa, egocéntrica; la trampa siempre quiere ser alimentada, no tiene hambre pero debe seguir comiendo.
Se alimenta del fanatismo y el miedo, del mejor malo conocido, del para qué más. Tiene excelentes discursos preparados con la racionalidad, el orden y el saber hacer como banderas. Se levanta estoicamente  proclamándose dueña y señora de la correcta moral y en su discurrir por tales veredas, pisa a la tolerancia, escucha, compresión, empatía, verdad... sin duda alguna. La trampa, como vemos, es muy sutil, sin embargo, tiene su talón de Aquiles, la puedes distinguir porque siempre su realidad, es la más correcta. Aquí está la trampa.
Envuelta en maquillajes y dietas, debajo de capas y capas de mass media; información basura, debates basura, marionetas basura,asesinatos a sueldo, genocidios sin dueño... Y sigo... Hipotecas, bancos, familias reales con somalíes debajo de un puente en Austria y un tropel de veinteañeros y treintañeros en la puerte del BBK Live, la otra que cobra la RGI, que tiene una hija y que no le alquilan un piso. EL otro que se juega la vida y se endeuda de por vida por un trozo de tierra que no existe, el otro que también se juega la vida y se endeuda de por vida, por distinta y misma razón. Y es que... Cuánto sueño roto trae la trampa. Cuánta salida por, las pastillas, las terapias, la droga, la prostitución, el alcoholismo, la ludopatía, anorexia, trastornos obsesivos, esquizofrenia... cuántas salidas falsas tiene el laberinto de la trampa, todas ilusiones cercanas, fáciles, aparentemente inofensivas, algunas más extensas en el tiempo, otras más intensas y penetrantes, todas autodestructivas, puertas que conducen directamente al vacío casi sin darte mucha cuenta.

La labor de los medios que quieren ser libres, es escapar de la trampa. LLamar a las cosas por su nombre, cuestionar, reflexionar y actuar bajo la cooperación; esto es el respeto a la tierra y a la vida. Quién no respete esto, ha caído inevitablemente en la trampa. Las niñas y los niños lo tienen muy claro, por eso decía al principio que lo letal de la trampa reside en el tiempo.