sábado, 30 de julio de 2016

Verbo-pronombre

Hablo de ti porque me desvelo a mi
Porque llueven plumas blancas del cielo y miro los ojos negros desheredadxs y no me asusto
Puedo hablar de ti porque en mi, limpio lo que somos
Identifico lo que nos define
Y siento el amor sin distinción personal o colectiva
No me hace más grande sentir así
Ni más especial
Me hace ser canal
Ser puente entre las orillas
Ser fluido orgánico
Animal sin filtro
Loba blanca y negra
Tú también lo eres
Tú eres yo y nosostrxs somos ellxs
No hay frontera capaz de separarnos, sólo madreselva capaz de enredarnos
No hay piel capaz de supurar todo lo que el corazón guarda, lo que las miradas, hablan, y lo que las manos acogen
Y es que antes que el pronombre existiera, ya danzaba verbo:
SER


Resumen del súmumm de veinte mil tratados vitales

De veinte mil idas a las cuevas del arte
Y de los veinte mil regresos  con jarras de agua y sal
De las veinte mil cuestas subidas con sed
Y de las veinte mil bajadas rodadas
De las veinte mil presencias ausentes
Y de los veinte mil sentidos demasiado sentidos
De las veinte mil profundidades ahogadas
Y de las veinte mil superficialidades orgullosas
De las veinte mil veces que te ame
Y de las veinte mil que te odie.



De vientre a vientre

De vientre a vientre tendimos la comba que no podíamos perder y quedamos enlazados de tripas a corazón.




jueves, 14 de julio de 2016

Dormir tranquila

No sé si mirar peces voladores o convertirme en rana de charco
Si rata de ciudad o ratoncillo en nido de culebras
Si esperar a que todo reviente o pulsar el interruptor  y dormir tranquila


Nihilismo

Creemos que de los químicos, alquimia
de lxs sabios, diálogo
y de lxs locxs,  la luna
Y es que sabemos que Dios ha muerto y seguimos vivos.

Gato sobre el tejado

Lo bohemio se abre a tajos, marca atajos y deja marcas a destajo y trasteros atestados

Día de contradicción

Rajas en los pantalones y en los ojos
Llorar como las vírgenes y peregrinar a lo profeta
Gritar en el silencio los clavos de una vida de paños y reflejos
Vuestras caras se aparecen en sueños y Bélmez no hace ninguna gracia
Iker Iglesias y su mujer se han convertido en fantasmas repudiadas
Aquel sol en la línea del horizonte me da el mismo pánico que antes paz
Es invierno perpétuo y duda constante
Es porqué reir tanto si luego lloras igual
Es porqué tú y no él o yo
Porqué vosotrxs y vuesto aprecio y no yo y mi desprecio
Es sensibilidad y apatía
No saber, no poder saber, no poder aceptar tanta felicidad y tanta tristeza
Es hoy arriba y mañana, abajo
Arrastrada al éxito y al fracaso
Al norte y al sur
A la naturaleza y la urbe
Mucho frío, mucho calor, sandalaias y botas, descalza y con calcetines
Todo y nada todo el rato
Parar el movimiento, abandonar la parada
Creerse pájaro y arrastrarse
Pez y volador
Diosa en tierra atea y Atea en cielos fanáticos
Es creerse todo eso y reventar con silenciador
Ver las manchas de sangre en las sábanas de algodón y no cambiarlas
Dormir sobre tu desangre y oler tu derrota en la almohada
Palpar la enfermedad y atiborrarse a drogas
Construir muros de lamentaciones en llanuras de cariño
Olvidar cómo se mueven las espigas de tu cabello
y tragar pesticidas como pienso... luego existo...
Todas sabemos que dos más dos y su resultado es una construcción como otra cualquiera y que perfectamente, podría ser cinco, sin embargo, picamos como pollos de granja china y píamos el desconcierto sin lactosa de ubres explotadas en reality shows
Esta banda de monos con platillo me está dejando sorda y tanto litio de niño negro, ciega
Me ha venido el día de contradicción en laera de adicción
No sé si El marmitako o el salmorejo
El txacoli o el Jerez
Tú o él
Día de contradicción, era de re-acción.














lunes, 4 de julio de 2016

Los tres

Las tres sílabas que no se pronunciaron
Los tres segundos que no se esperaron
Las tres miradas que bajaron los ojos
Las tres bocas que se cerraron
Los tres suspiros que faltaron
Los tres sueños que despertaron
Los tres besos que no se dieron

Los tres se escondieron

Al amparo de tres mentiras
Los tres intoxicados
Los tres borrachos
Los tres tres rotos de tres pantalones llenos de agujeros
Los tres subiendo una montaña ilusoria
Los tres tragando asfalto a carretilla
Los tres boquiabiertos cobijando moscas en las comisuras
Los tres con el horror a ras de piel
Quemados y sonados, apenados, nerviosos, histérikos.
Los tres de frente, enfrente
Los tres caminando sin mirar atrás
Los tres a sabiendas de su locura
Los tres guerreros azules
Uno hijo del mar
La otra de la tierra
El otro de la civilización
Los tres con el cielo por delante y los celos y la apatía persiguiéndolos
Los tres, tres cuerpos cansados
Tres heridos de guerra
Tres sufridos
Tres desencantados
Los tres sin poder aguantar más
Los tres se inmolan
Y de sus restos...
este poema.

 

Volverme loca

Ay flamenco que te clavas a tragos de aguardiente y palmadas al compás
Que tienes la boca llena de sangre y arena
Y mueves la falda girando el mundo
Ay flamenco que me quisiste meter tu melodía
a golpe de tablao y  te escurriste por las callejuelas empinadas de cuevas y martirios
que me incitaste a la pasión
que me arrastraste a tu cante jondo
y nunca tuviste piedad cuando detrás tuya, claveles y funerales describía
Ay flamenco que me enseñaste el trotar del caballo
y las cucharas de plata
que a sorbos de guiski solo, a bocajarro, le gritas al mundo que el amor es más pena que gloria y te marchas, a otra tierra, lejos de mis bailes, lejos de mi fe, lejos de mi ser
Ay flamenco que me sacudes con tu abnegación y rotundidad
Con tu azabache siempre certero y tu guitarra, gillotina de mi frialdad
Que me sitúas en el estar y me vuelves a arrastrar a tu cortejo de infierno y aguas cristalinas, a tocarme las dos aguas, a batir las palmas de mis raíces y entonces, espejos rotos, sangre, agua, arena y geranios por todos lados y ay flamenco, que sólo tú sabes cómo volverme loca.