domingo, 5 de junio de 2016

Mancha opaca

Tienes todo y de repente... nada: agujero negro
Tu cuerpo no sabe vivir sin caricias
¿Entiendes ahora un poco mejor a tu madre?
Te culpas de no querer la infancia
De no amar el plato de sopa y letras que tu sobrino egoísta de 12 años pone ante ti: Tu egoísmo frente al suyo y las paredes de tu alma desconchadas
¿Crees que habrá atardecer tan cálido cómo para iluminar tu oscuridad?
Tírate al pozo sin fondo y conviértete por fin en esa mancha opaca que tanto anhelas y por favor... no te amargues más, los alcauciles están muy buenos y tiernos si son pequeños pero además de pinchar, tienen el tallo demasiado amargo

No hay comentarios:

Publicar un comentario