viernes, 27 de mayo de 2016

La guinda del pastel

La salvia se desliza por la punta de tu poder creativo y la recojo con la yema de mis dedos; sanar y recuperar es cosa de confianza
Tan claro como la sombra cortante de un agosto andaluz
Perfectamente; sólo traspasar lo impensable sin pensar
Agua que corre tranquila, se agita con el roce valiente
La fluidez es cosa de conocer la incertidumbre
El miedo tan parte como la guinda dulce del pastel
Te he guardado un mechón de cabello de ángel en tu cartera
Frágil, mis migas en la comisuras de tus labios
Todo le viene a la saliva y al acertado cerrar y abrir de la boca cuando decides que sea tuya a costa de la guinda dulce del pastel
Y entonces...Ya eres mio

¿Hasta dónde serás capaz de sanar?

viernes, 20 de mayo de 2016

Sensibilidad

Salen del marco las irreverencias
Lo salvaje sabe dulce cuando sabes lo que vale tu sonrisa
No hay marco que soporte una sonrisa abierta
Ni estructura que aguante una carcajada
No habrá molde en el que quepamos lxs que reímos a destiempo
Ni agujas de reloj que marquen nuestra risotada
Quizá tengamos cerca un pañuelo, para cuando nos toque llorar
Porque...
Los que reímos mucho lloramos otro tanto

Todo cabe en una palabra

Cogieron sus manos
Llevaron las palabras hasta tus oídos
Soplaron sus deseos a tu lóbulo
Y sabotearon lo uraño que pendía de tu alma

Con su amor

Con tu amor

Re-conocer-se

No necesito nada para la preparación
Hablo de lo que sé
De lo que siento
De lo que soy
No voy a ser lo que no soy

Nunca me gustaron los cromos
No sé imitar
Ni repetir
Ni tengo ganas ni memoria
Si crear
Odiar
Amar
Venerar

Y...
no morir en el intento

miércoles, 11 de mayo de 2016

Infieles

La profanación de las iglesias y de la historia
Seda roja para camas negras y abrazos con olor a incienso
Túnica morada rasgada por los juegos de seducción
Más allá de Cristo, estaba Judas y María Magdalena
Las celosías del confesionario guardan las verdades veladas
El coro siempre va a cantar a los ángeles caídos
La comunión de la Santísima Trinidad y el suelo manchado con la sangre de Cristo
Digerir tanto misterio y no perder la fe; enciende un cirio por mi corazón
Las agujas traspasan el órgano vital de un inmortal
El paño dibuja la cara que no se pudo dar
y el tañido de las campanas nos avisa de lo que está por venir
Ni fieles ni agua bendita, ni capiteles ni tumbas de marquesas, nada es tan importante como la Santísima Trinidad
Lo etéreo susurra en el rosario de puntilla negra y unas manos de ramas miran al cielo lo que se fue para no regresar más
Cruces, clavos, agujas, sangre, pecados, virtudes, sacramentos y un sin fín de silicios más colgando sobre vuestras cabezas.
Mi cuerpo con la paloma de la buenas nuevas, agarrada de la mano del demonio, ascendiendo hacia el vacío más pragmático y trascendental pregutándose por qué ser sólo tres y pensando, que hace tiempo que son cuatro los infieles.

lunes, 9 de mayo de 2016

Tu vida y la mía

Dos poetas; uno de cal, la otra de arena
Dos soliloquios; uno de ego y otra de me como el mundo entero
 
Dos melodías; una de vinagre, la otra de azufre
Dos poesías; una de amor, la otra de odio

Dos perdidas (que no pérdidas): tu vida y la mía.


domingo, 8 de mayo de 2016

Pura utopía de presente

No entiendo nada
Subes y bajas
Remueves a los ahorcados
Y te marchas
Siempre...
Te marchas...

Miras hacia atrás cuando sabes que no hay vuelta
Caminas cuando sabes que no hay camino
Persigues el futuro conociendo su inexistencia
Y te retuerces por el derecho y por el revés

No quieres cerraduras y coleccionas llaves
Ni besos y pones la boca
Ni palabras y complilas poetas
Ni bailes y danzas sola

Dices gloria y armas la guerra
Respiras y te ahogas
Piensas y te desordenas
Actúas y caes en la desidia.

No entiendo como tanta contradicción puede ser tan pura y estar tan contaminada, y seguir viva y tan ausente, sin perder la raíz y la esperanza

Pura utopía de presente.



Entre bocas

Jinetas acariciadas por las lenguas de noches submarinas
Se abre el cemento y escapa el vaho que lo confundirá todo
El soporte ha sido vencido y la saliva espera un agua de abril en mayo
Los sentimientos se retuercen; palabras escupidas en el borde de la cama
La risa franca lo hace todo mucho más real
¿Por qué no te coses la boca y dejas de rasparme ya?



jueves, 5 de mayo de 2016

El espíritu de Berta Cáceres


Se oían el correr de las aguas del gran río y los tiros silbantes. Se escuchaba el chapoteo de los niños y los rifles cargar. Se veían los peces saltando y los machetes en la orilla. Se veían familias cultivando la tierra y escarbadoras roer la misma. Todo se oía, se veía cuando Berta Cáceres estaba viva y hoy, asesinada, todavía se siente.

Y aquí viene el plato fuerte, la verdad cínica, la avaricia, el despropósito, la exaltación del hedonismo, el eufemismo humano, la injusticia, el nihilismo infantil, superficial; discurso carente de referente social, político, histórico, espiritual y repleto de mentiras, violencia, dinero e impunidad. Y algunxs se atreverán a decir que las comunidades que habitan el Rio Gualquerque, no tienen referentes y por tanto, no merecen ser tratadas como personas de pleno derecho. Se saltarán por alto, todo lo que supone la antropología y la sabiduría ancestral, la tradición filosófica y el saber de las plantas y animales, el cultivo de lo emocional, de la fe, de la vista detallada, cristalina,  de la escucha del latir terrenal, el lenguaje de lo esencial, de su transmisión corporal, y dirán que no tienen referentes culturales para ser considerados seres de plena historia. Entonces, volverán a decir:

- Indios! comunidades de pobres borrachos que no saben leer ni escribir, que piensan más en las montañas que en los números, que hablan dioses raros, que creen en espíritus y llevan gorros de colores. Con flecos colgantes, ojos achinados, más bien marrón chocolate, y muy bajitxs y torpes. O bien, indígenas! con el taparrabos y la flecha, que corren para matarnos y reducir nuestra cabeza.

Y mientras dicen, hay voces que resisten ante tanta barbarie. Berta Cáceres fue una de ellas, y hoy, silenciada a tiros, otras la portan. Berta Isabel Zuñiga Cáceres y Rosalina Dominguez están diciendo lo que otrxs no quisieron que Berta dijera en una vuelta por Europa de 15 días repleta de cansancio y diálogos tanto con agentes institucionales, como financieros y sociales y que tendría que haber sido realizada por Berta, no por su hija y una compañera resistente del COPINH. Una "gira" por Finlandia, Holanda, Alemania y Bilbao donde los parlamentos, bancos, asociaciones sociales y personas de pie, hemos escuchado el testimonio de ambas. No sabían aquéllxs que dieron la orden de disparar, que lo que ella tenía que decir no entiende de cuerpos, ni de fronteras, ni de personalidades, que de lo que ella hablaba, otras, con el corazón caliente y la sangre corriendo con el río, lo iban a decir. Y allí estaban su hija y compañera hablando de su espíritu, acompañadas de una bolsita rosa atada con un lazo también rosa pero más oscuro sobre la mesa, que miraba y tocaba repetidamente Berta Isabel, su hija.



 Y ahora... la historia de lo acontecido... con muertxs por causas similares alrededor de todo el mundo y que es la misma desde hace miles de siglos y que responde al nombre de colonización, y que es una historia de gobiernos y bancos europeos, empresas transnacionales, recursos energéticos latinos y comunidades desplazadas y asesinadas por su propio gobierno, sin embargo, siempre habrá diferencias, y es que cada lucha es única.

La comunidad Lenca es originaria de Honduras y el Salvador, se nutre del cultivo de la tierra y del espíritu, de la artesanía del tiempo sin peso y de los aires de una exhuberancia salvaje que los hace sensibles y conectados con un universo emocional digno y maravilloso de sentir. Ojalá. La comunidad Lenca está resistiendo, sacrificando su vida para que la tierra no sea degollada, expropiada de su magia, de su historia y su hacer. Resisten sus cuerpos y sus espíritus, defienden su terroritorio y su Rio Blanco, se enfrentan a sicarios y militares con bolsillos de arcilla y semillas, y levantan las manos al cielo, descosen sus bocas y sus voces corren más allá de las montañas.

Fronteras transnacionales saltadas con la voz humilde, exacta, necesaria, mucho más que interesante, combativa, voces que te agarran desde dentro y que no puedes dejar marchar nunca. Voces que resuenan en tambores de guerra, ejemplos orales de traición, injusticia, dinero, masacre y agotamiento existencial. Voces clave que dan en la clave de todo lo que está sucediendo y que abren los ojos ante lo que puede suceder. Voces que te hacen pensar más allá de la razón, que unen a ésta el sentimiento. Voces que jamás callarán, por muchos tiros, por muchas torturas, por muchas cárceles, hospitales, aislamientos, amenazas, chantajes, voces que vuelan con los pájaros y que graznan como cuervos, voces de alerta y testimonios sustentados en una justicia irrevocable.


- A mi mami la mataron por defender los derechos humanos. La impunidad reinante en Honduras favorece que el caso de mi madre nos esté siendo ocultado. Nosotras no podemos saber nada del caso de sumario. No se nos informa. Nos enteramos por los medios de comunicación. Por esta impunidad, queremos que una comisión independiente y extranjera, se haga cargo de las investigación de su asesinato. En Rio Blanco había militares, y han aumentado su presión sobre nuestra comunidad, esto es una prueba fehaciente de que el gobierno hondureño está aliado con la empresa esa, Agua Zarca, que a su vez está financiada por dos bancos, uno finlandés y otro holandés (FMO y Finn Fund) que a su vez están ligados a los gobiernos de ambos países. Y que toda esta alianza se debe a un interés: la construcción de una hidroeléctrica en territorio Lenca.

- Berta era mi amiga, una mujer sin miedo, luchadora, resistente. Las mujeres del COPINH estamos resistiendo, nos encaramos con las manos vacías, y ellos con rifles, machetes, piedras, a mi no me hace falta, me proteje el de arriba, está bien lo que estoy haciendo, estoy resistiendo por el agua y las montañas, por los niños, los ancianos, por poder comer. Nos quieren matar de sed, quieren quitarnos nuestro río, nuestro territorio, nuestros cuerpos, y nosotras resistimos, como Berta, se pensaban que por matarla nos íbamos a asustar, al contrario, ahora resistimos más, con más razón. Berta está hoy entre nosotras, su espíritu está, y habla a través de nosotras, y en el río corre su cuerpo, a mi me daba miedo cuando me lo decía, tu cuerpo por el río, me reía, y así fue, su cuerpo por el río. El compañero Tomás García también fue asesinado. Y tres más. Ya van cinco los compañeros muertos. Nosotras resistimos.

Y nosotrxs, con vosotras

Ya está bien de tan violento y sucio despropósito. Resistimos.
Cuerpos en resistencia a vuestro lado.

Que corra la voz.

Verónica Mas Checa.