miércoles, 27 de abril de 2016

La vulnerabilidad



LA VULNERABILIDAD

Arrancarse todo el pelo sabiendo que te va a doler, que vas a aparecer sucia, discapacitada, temblorosa, que la lengua te va a fallar, que tu estómago está casi reventando y no lo consigue, que estás despeinada y sola, excluida de ti misma, y... mostrarse, tal y como eres, con tus ropas de resaca, con tus uñas sucias, con tus ningunas ganas de hablar, con más vicios que virtudes, frágil, necesitada de abrazo, incapaz de darlo, con las manos llenas de agujeros, los bolsillos llenos de colillas, la nariz rasgada, la cabeza dolida, bipolar, intensa, descompesada, caprichosa, egocéntrica, déspota, malvada, extravagante, soberbia, orgullosa de lo superficial y frívola. Mostrar todo esto para arrancar el vello de raíz y encontrar lo bello que hay en ti.

Extirpar y compartir la fragilidad, el error, el fracaso, la derrota, la impotencia, la ansiedad, la angustia, la decepción, el duelo de la esperanza y hacerlo desde las tripas, desde el corazón y vomitarlo sobre vosotrxs, para haceros mis cómplices y amigos, para haceros mis compañeras y amantes, para haceros parte de mi vulnerabilidad, para que os sintáis acompañados, arropadas, 
 comprendidos en esta historia con final que se llama vida y que hoy, me pertenece. Para que sepáis quién soy, de donde vengo, por qué vivo, qué raíces me sostienen todavía en este mundo de claveles y funerales y me acompañéis en mi viaje.

Para que espejéis en mi vuestro ser, y mi cuerpo se convierta en el espejo de nosotrxs, para que mis pelos sean nuestras raíces y la tierra parte de nuestra respiración, para calar las raíces tan hondo, que ningún terremoto nos derrumbe. Para darnos el aliento que nos robamos, la posibilidad imposible, la conexión improbable, el beso final. Para eso es todo esto: el arte de la insumisión, la irreverencia del imaginario, la santidad del ritual y mis pelos que son mis raíces, que ahora, crecerán en vosotros.

Por todo esto, señoras y señores, me quito la máscara de raíz. 

Gracias por existir. Maldita nuestra ternura

viernes, 22 de abril de 2016

En la cama

Debajo de tu ala retornó el Ave Fenix a mi corazón

Sencillez

Tampoco te pedía mucho más
Era sencillo
Una hoja caer, una ola romper, un viento silbar...
Era muy sencillo

Tus ojos y su movimiento

Haz lo que tengas que hacer. Sobran las órbitas giradas
Necesito la quietud concentrada del que sabe perfectamente la importancia de tallar facetas en piedras preciosas

Enamorarme

No me quiero enamorar otra vez
NO puedo enamorarme otra vez
No podría soportar enamorarme otra vez

Nadie ama en este mundo.


Mis pelos son mis raíces

Distintos lugares para una identidad; distintos espacios que pervertir, que disimular, que simular, que estrangular, vomitar, defecar...
Distintos lugares para sentirse una mierda, para sentirse una reina, para ser una yonqui para convertirse en una santa.
Distintas maneras de ser, de imaginar, de crear; laberintos de cruces, personas con cruz, espaldas de mochilas sucias, callejones sin salida, perros abandonados, la gata te mira desde el tejado y te dice: nunca estarás tan abajo
Ratas de amigas, lobas de hermanas, rías de misterio, montañas impolutas.
Cielos dinamitados y oleadas de 13 14 a destiempo; no hay luna llena que no pueda con tu estar ni sonrisa maliciosa que no te atrape.
Distinto el gesto, la tierra, el saludo, el sexo y por supuesto, iguales las ganas de amar y ser amada.
Cinco tipos de barro para un mismo zapato que inconscientemente, camina hacia su fin.

Mi pelos son mis raíces, ahora mis raíces crecerán en ti.

miércoles, 20 de abril de 2016

True love: pinks turns blue

Ya sé cómo sabe y cómo duerme el brazo
Debajo de mi cabeza; no me voy a marchar
Sudaré a tu lado las conquistas cristianas
y lucharé con tu codo, la batalla perdida de los otomanos
Imprimiré la historia de Gutenberg con tu mano en mi pelo
Besaré las cosquillas de tu orgullo en poemas inéditos
Lameré tus pezones y te acabará gustando...

Juntos nos retorceremos en la histeria, subiremos escaleras a ninguna parte, recitaremos versos a la muerte del padre, caminaremos sobre espejos y muñecas de trapo, nos miraremos a través de la malla de alambre y nos abrazaremos cuando todo esté cayendo.

Escucharemos los órganos del luto de las ideas
Sacrificaremos la última vela de la utopía al campo de amapolas muertas
Tatarearemos la canción de cuna de Mocedades a golpes bajos
Y sonreiremos mirando el devenir de la desidía

Nos aplacaremos en ataques de admiración hegeliana
Nos follaremos una y otra vez sobre vinilos extraños, libros fascistas y plantas caprichosas.
Nos amaremos hasta agotar existencias y finalmente, gritaremos en cualquier otra parte: seguimos vivos.


True Love


domingo, 17 de abril de 2016

Que corra como la polvora



Un barrio explotado en una burbuja. Unxs vecinxs convertidos en fantasmas. La luz que se la quitan y así coaccionan un poquito mejor. Otra historia típica de la especulación urbanística estatal de tintes judiciales y personas en la calle. De generaciones de andaluces, extremeños y gallegos que cansadxs, decidieron abdicar del sueño de un mundo mejor en Errekaleor, Vitoria.

Errekaleor "Un mundo mejor" (apodado así por sus colonos en los años 50), es un barrio al que no llegan los autobuses urbanos. Hubo un tiempo en que así fue y que la guardería, la iglesia, el cine, los deportes, el costurero, la escuela de mujeres, la panadería, estaban en auge. Un tiempo de niñxs jugando en la plaza y subiendo al monte con un cura todavía vivo, diamante pulido capaz de dormitar entre el miedo y el valor y hablar de personas y no de adjetivos todavía hoy, en un sillón de cuero desvencijado tras una mesa cubierta por una tela aterciopelada de tigre en lo que fue su parroquia, convertida hoy en Gatzetxe, con las piedras de lo que fue su altar, usadas como asientos al sol a las puertas del templo y la pila bautismal, transformada en grifo de cerveza. Hubo un tiempo de organización social de base, de necesidad e ingenio, de paja contra la humedad y limpieza de portales entre vecinas. De comunión, de política y asesinato policial, un tiempo que empezó a terminarse en la cumbre del ladrillo.

En 2001 unos señores (posiblemente enchaquetados y posiblemente varones) reunieron a lxs vecinxs de Errekaleor "Un mundo mejor" en el cine (qué barrio tiene un cine...) para informarles que el Ayuntamiento de Vitoria tenía planes para sus calles, y que ellxs, estarían mucho mejor alojadxs en otro barrio; mucho más moderno, con las fachadas de placas de colores, altura considerable y avenidas grandes. Pisos de protección oficial a la última orden, construidos a base de chantaje y tratos por debajo de mesas de caoba y ceniceros pesados. El nuevo hogar les estaba esperando y por supuesto, eran idiotas si dejaban pasar la oportunidad.

Lo que nunca dijeron fue el verdadero deseo: expropiarles su terreno y darles a cambio limosnas y amenazas. 4 Denuncias siguen interpuestas en los juzgados: 2 en el contencioso y 2 en el penal, y una de ellas, la que alude directamente a la propiedad del terreno puede hacer justicia poética. Resulta que los terrenos de Errekaleor, fueron donados directamente por un fraile a lxs emigrantes sureños que venían a Euskadi en busca de pan y fábrica, por lo que el ayuntamiento local no tenía (ni tiene) ningún tipo de derecho sobre ellos. Sin embargo, este detalle fue obviado por los cargos de turno y los chalés adosados unifamiliares con posibilidad a terreno-jardín, a 10 minutos en coche de la urbe y naturaleza alrededor, eran demasiado lucrativos y sabrosos para no abusar del poder coercitivo disponible (desalojos forzados, indirectos, violencia sutil, tapiado de fachadas, cortes de electricidad...) y así cumplir su preciado deseo.

El deseo finalmente no llegó a materializarse. Errekaleor nunca fue derribado y la construcción de esos chalés de clase media, perro, coche y niñxs, no pasó de ser un papel más. Pero... lo que si se realizó fue la expulsión de sus vecinxs. Por distintas, oscuras y manipuladoras intenciones, el barrio quedó abandonado a la mano de lxs pobres más pobres, con sus portales tapiados y sus ventanas igual, su cine de butacas vacías, su iglesia sin escuela y sus pisos, sin cobre.

Hoy, un grupo de unas cien personas vive en Errekaleor y el sueño de Errekaleor "Un mundo Mejor" ha revivido por arte de magia y trabajo. La panadería vuelve a funcionar, el cine-teatro llena sus butacas y la iglesia-gaztetxe sirve de salón de coloquios y artes varias. Parece que los portales vuelven a abrir sus puertas y que personas con ilusión caminan otra vez sobre sueños antiguos. Y parece que quiere funcionar, que ya está funcionando, que la poesía vence al miedo y que el amor, el carnal, el que se viste con fajas y se come naranjas y zanahorias en comunidad, puede sobrevivir a costa de todo, y es que, cuando distintas generaciones son capaces de entenderse, expresarse, contarse y contaminarse con afecto, crítica y ganas de creer, pues las ventanas se destapian y la luz vuelve a entrar.

El sueño de Errekaleor "Un mundo posible" vuelve tras un tiempo de barbecho. 

Muchas gracias por hacerlo posible.
Que se jodan lxs que nunca sabrán lo dulce de vivir los sueños.

viernes, 15 de abril de 2016

Y tú

Inesperada sorpresa
Magnetismo peligroso y desvalido
Tu atractivo revienta manchando el parqué:
Ojos de buitres te acechan desde las cacerolas
Bocas de serpientes se acercan hasta tu cuello
Babas de caracol esperan su turno
y tú... sigues bailando como si el mundo se hubiera acabado por fin.



Te quiero

La suavidad, dos caras rozándose y falta aire
Faltan pulmones, arterias conectoras: honestidad y amor.
Sigue el rollo infinito de la hipocresía y las mentiras
Los dos cuerpos chocan sus posturas forzadas
El vacío.
La traición huele demasiado a humanidad para que el sexo sea puro placer

Oteiza y el amor

Nunca supiste ponerte en mi lugar y ahora tu lugar en mi lugar es un espacio vacío

 

No deben descubrirlo

6 manos para un corazón de trapo y lejía
3 bocas para una razón de vinagre y mostaza
5076 palabras para unos oídos de gomaespuma y 234 silencios para estruendos irrevocables
50 besos caídos en el pozo de la condescendencia y mareo; poco espacio para tanta necesidad
Un cariño escurridizo, ajado, golpeado por los vaivenes del orgullo
Hambre de ternura y las puertas cerradas
La habitación es más grande y gris que nunca
Sobra todo el desorden del pasado
Las cucarachas vuelan y se restriegan en las bragas olvidadas
Hay desinfectante en las manos
La vaselina no sirve cuando se meten los puños hasta el final
La mosca revolotea alrededor de una mierda,
El armario de anticuario no se abre, la bombilla parpadea y las sábanas huelen a resaca

EL fin del mundo es nuestro.

miércoles, 13 de abril de 2016

jueves, 7 de abril de 2016

Chica Bella

Chica bella, peligro entre tus piernas
Comiuras de azahar y tequila, ojos de revuelo y anfeta, útero de planta madre, uñas siempre negras, boca que pesa y de labios que agrieta
Arte de entrañas, locura elegante, danza misteriosa
Loba de indias y tiendas rojas
Via cruxis sin cruz
Delicadeza de espina
Sueño entre pesadillas
Perla sin collar
dime

¿A quién has elegido mirar?

Chica bella, manzana imperfecta
Trato confuso, tentación arriesgada, perdida y tantas veces encontrada...
Deliras entre la chatarra
Adornas tu cabeza con horquillas existenciales
y te pintas con el carmín de tu menstruación
Caminas sin saber a dónde y llegas al sitio exacto
Apareces a contraluz
y sin querer: la palabra precisa

¿A quién has decidido hablar?

Chica bella, compañera del margen
Saliva de piratas. bosque de cipreses, beso de comunión, traje a jirones, piel tatuada de finales, vagabunda en chanclas, salvada por tus pelos y tus señales, querida y temida, odiada y exiliada al reino de la mezquindad
Levantas el puño con todo el pesar
Acaricias los charcos de crueldad
Llenas tu estar de granos de sinceridad
y vuelas más allá de la vulgaridad
Dime una cosa

¿A quién has decidido imantar?

Chica bella, reina del error
Honda y oscura
Destello de locura honrada
Princesa sin reino
Perra sin collar
Dueña de tu soledad
Tremenda y brutal
Carnal, visceral, pasional, bestial
Gata recién parida, de caderas anchas y ancha emoción pectoral

¿A quién has decidido besar?

Chica bella, curiosa suicida
Destrucción constructiva
Punta de lengua incisiva, de lenguaje masticado y mucho aire, de mucho susurro de noches cargadas a contra fortuna y poetas estrelladas
De lunas que son todas tú, de soles que pocas veces te acompañan y de aguas corridas para tu calma
De centro sentido, verso cautivo, esquina acorralada, barra de estar, sed de ser
Respirando, condescendiente, consciente del poder de lo Verdadero, de tu propio misterio, asombrada y otra vez, en buscada y no capturada
Dime

¿A quién has decidido matar?










viernes, 1 de abril de 2016

Parece mentira

Parece mentira que te quieras tan poco
Que dentro de ti todos vean un volcán y tú sólo sientas un agujero
Que silencies tu poder
Malgastes tu honra
Peques de vulgar
Tientes al desprecio
Ciegues tu belleza
Y rompas tu armonía

Parece mentira que te quieras tan poco
Que no te riegues con ese balcón que tienes
Que no puedas crecer conociendo el buen abono
Que no alcances a cantar el susurro que todos oyen de ti
Que te trates sin contrato, sin disciplina, sin respeto
Que te maltrates con miedo, te aplaques sin consideración, tiembles sin cesar.
Parece mentira que estés paralizada por una realidad mezquina
Que te consideres indigna de atención, mediocre, sin nada que aportar
Parece mentira que te quieras tan poco

Con tus garras maravillosas
Tu salvajismo esencial
Tu rozar exacto
Tu ternura profunda
Tu calidez etérea
Tu batir de corazones
Tu encender luces
TU curar emociones
Tú pureza vital

Parece mentira que no te quieras y que cargues tu poder a oscuras
Que no seas capaz de sentirlo, de sentirte fuerte, templada, serena, saciada, satisfecha, que no te aproveches de él, con él y te embriagues de ti misma

Parece mentira la mella que la corrosión ha dejado en tus palabras
Que no aprecies lo que los años te han regalado sin mala intención
Que arrastres almas, muevas masas, seas delirios de otros y te tiemble el pulso en el detalle más insignificante

Parece mentira todas las veces que te han nombrado diosa y las veces que tú te has rebajado avergonzada de tu brillo
Las veces que te has ocultado
Las veces que te has escondido de ti misma

Parece mentira que con toda la sabiduría, sigas negándote a ti misma
Con todas las caricias
Con todos los abrazos
Con todas las llamadas de cariño, de atención
Con toda la colección de sonrisas que has desplegado cuando eres águila de mirada a través, que sigas negándote a ti misma y sufriendo por lo que no eres.