viernes, 4 de diciembre de 2015

Queréis??

Queréis que hable?
Queréis saber que pienso de la mayoría de vosotros?
Queréis descubrir mi ira?
Queréis ver el agujero de mi pecho?
Lo queréis ver?
De verdad que lo queréis ver?
Os asustaréis de mi pulmones: Negros como los escudos de vuestra protección
De mi corazón: que ya no late al ritmo de los tambores
Os asustaréis tanto que ya no queréis mirarme a la cara jamás
Me odiaréis por deciros lo egocéntricos y apáticos que sois
Echaré sobre vosotros todo un año de idas y venidas siempre devueltas
De esquinas sentada observando y perros meándose encima
Encima tuya la lápida de la hipocresía
Y encima mia, tu egoismo
Estoy tan cansada de vosotros y de vuestro puto mundo
Que no quiero respirar vuestro aire
Y es que... todo ha conseguido que no quiera respirar ni mi propio aire
Me he quedado sin suspiros de jazmin
Sin tierra fertil
Sin ganas de seguir jugando
Se me han agotado las cartas
y ni pupilas me han quedado para apreciar la belleza
estoy fragmentada, dislocada, atascada, encerrada en una cárcel que yo misma he ayudado a construir
Bebiendo una sangre que yo misma he ayudado a derramar
comiéndome una carne que yo misma he ayudado a matar
Me he visto arrancando las buenas hierbas que cuidaban mi descanso
Extirpando las buenas acciones que me encharcaban la boca
Solo barro y más barro
Ciénagas que ya no sé como traspasar, secar, limpiar
MIerda seca de mundo seco y de humanos secos
De animales que se comen a si mismos porque ya no tienen que comer
Mundo de demasiados mundos y comilona de emociones entre la decadencia, la contradicción, el miedo y la ignorancia.
Temblores y eskritofrenia de especies extinguiéndose y el pecho: el agujero negro de saber que tú y yo somos parte de todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario