jueves, 3 de diciembre de 2015

Desastre

Le colgó los brazos como un mono y le quitó el pelo de la cara, la esperó a la orilla del mar y la envolvió en las algas sellando para siempre el pactocon Luci
Le arrancó el estómago sin pensar si quiera que nació sin cordón umbilical
Le holló los dedos tan profundo que tocó la tela que cubría su corazón y la pericarditis se instaló para siempre entre ella y el mundo
Le enredó tan fuerte que la madreselva se abrió desarmada, dejada en manos de un destino que nunca quisó jugar demasiado a su favor
Otro pajarillo le besaba el brazo
Los pelos de punta eran las cuchillas: hoy lo decía Rubén: el precio a pagar por tanto placer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario