jueves, 12 de noviembre de 2015

El destino

Pumpumpum, droga y amor llaman a la puerta. Van de la mano, no tienen miedo a perder, lo han perdido todo; una vela que arda el dolor y empecemos la función. Risas y llantos, en la cama nos beberemos nuestros flujos y la saliva se deslizará de tu boca a la mía, de tu coño a mi boca y de tu boca a mi polla. Rozaremos las heridas de nuestros brazos, atascaremos la respiración y la puerta. No saldremos de aquí más que para buscar más. Volveremos rápido a enrollarnos, mataremos al tiempo y al miedo entre nuestras piernas. Te hundiré tan profundo, que no podremos aburrirnos jamás. Moriremos antes.
Me deslizaré por tu pasado haciéndotelo olvidar, sofocándote en un presente e incinerando cualquier duda de futuro. Te haré al ahora y te sujetaré para que no te bajes de él. Porque te quiero plena y desorbitada y te voy a joder de tal forma, que no te quedará más escapatoria que gemir y pedir más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario