jueves, 22 de octubre de 2015

Dejamos de hablar para siempre

Expertxs en añadir palabras a los sentimientos y confundir al personal con metáforas tapadera.
Somos expertxs en hablar de todos y no nombrarnos a nosotrxs
En escribir y escuchar letras y ahuecarlas en lo más oscuro del ser para luego, sacarlas a la luz en un vuelo de vulgar interpretación.
Improvesadorxs de escenas dignas de galardones surrealistas, caóticos, destructivos, efimeramente prácticos y contradictorios, nos alzamos creyendo en esas palabras certeras para minutos después descubrir que nada de lo dicho, merece real consideración, y mucho menos, certeza, y aterrizamos, vaya si aterrizamos, con la boca por delante.
Entonces las cárceles se convierten en hospitales, los centros de rehabilitación en salas milagrosas y la poesía, en cámara negra donde curar tanto daño, tanta locura, tanto miedo, tanta intensidad mal llevada, mal acomodada detrás de la nuca, ya atacada por el pájaro negro de la muerte y la traición en vida, y pedimos paciencia al cielo y calor a la tierra, y necesitadxs de un sentido, perdemos el sentido para no tener que buscarlo más.
Y finalmente... un día cualquiera... dejamos de hablar para siempre. Y es que la metáfora es como la mentira y la vida: tiene los días contados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario