domingo, 25 de octubre de 2015

Arte perro

Arte perro que me haces sacar el juego maquiavélico sin sonrojarte siquiera.
Loco de amor y rabia, te aíslas del conjunto para dominarlo y hacer de él un objeto.
No te tiembla el pulso al dictar sentencia
Tampoco te sobra el tiempo
Eres tajante, decidido,proactivo
Convencido que sin arrojo no hay revolución, arrojas porcelana sobre nuestras pieles y nos besas con sabor a pepino mientras bailas con un mono al cuello, o entre las piernas, depende del momento y del público
Nos aplastas y con nuestros jugos menstruales pintas tiros en la nuca con forma de triángulo judío.
Hueles a cera, incienso, almizcle, palosanto... hueles tan infinito, como posibilidades presentas.
Arte perro que todo lo olfateas y todo lo lees con gafas de pasta y pintalabios rojo ¿Por qué me haces ser tan makia-bélica?

*MAKIA es una palabra hawaiana que significa "La energía fluye hacia donde va la atención"

sábado, 24 de octubre de 2015

Digna

Tengo tantas posibilidades y tan pocas fuerzas que opto a cinco amantes
Quizá también un caos digno de la reina del descampado
y unos leotardos dignos de cistitis
Unos tacones fucsia afilados y la punta de la lengua muy suelta para ser tan dulce
Tengo una profundidad digna de enterrador
¿Por qué los enterradores son hombres?


jueves, 22 de octubre de 2015

Cistitis

EL cinismo en las comisuras de la vagina.

El amor

Lo siento, no puedo escribir nada de ti. No tengo la fuerza ni la madurez para hacerlo.

Dejamos de hablar para siempre

Expertxs en añadir palabras a los sentimientos y confundir al personal con metáforas tapadera.
Somos expertxs en hablar de todos y no nombrarnos a nosotrxs
En escribir y escuchar letras y ahuecarlas en lo más oscuro del ser para luego, sacarlas a la luz en un vuelo de vulgar interpretación.
Improvesadorxs de escenas dignas de galardones surrealistas, caóticos, destructivos, efimeramente prácticos y contradictorios, nos alzamos creyendo en esas palabras certeras para minutos después descubrir que nada de lo dicho, merece real consideración, y mucho menos, certeza, y aterrizamos, vaya si aterrizamos, con la boca por delante.
Entonces las cárceles se convierten en hospitales, los centros de rehabilitación en salas milagrosas y la poesía, en cámara negra donde curar tanto daño, tanta locura, tanto miedo, tanta intensidad mal llevada, mal acomodada detrás de la nuca, ya atacada por el pájaro negro de la muerte y la traición en vida, y pedimos paciencia al cielo y calor a la tierra, y necesitadxs de un sentido, perdemos el sentido para no tener que buscarlo más.
Y finalmente... un día cualquiera... dejamos de hablar para siempre. Y es que la metáfora es como la mentira y la vida: tiene los días contados.


miércoles, 21 de octubre de 2015

Entretrés.

¿No crees que es demasiado daño para tan poco tiempo?
¿Qué está siendo demasiado chocante?
Tú no eres yo, y yo no soy tú y nos creemos todo lo contrario
La distancia no ayudará
Es el tiempo y la casualidad
Estoy deseando que llegue esa casualidad que pinte la existencia de un pastel imposible y suene la melodía del tiempo como aquel viejo tocadiscos que me ponías cuando desayunábamos juntos.
Pero ya hace tiempo de la vendimia, nos hemos bebido la uvas de la ira, comido el queso de las ratas y ahora, tenemos una resaca espantosa.
Y yo me tiro por cualquier rincón
Y me levanta cualquier persona y tú mientras tanto, tirado en el suelo de tu salón, piensas que la vida es una mierda.
Eso nos une, lo sabes, y me huyes, porque realmente, tú soy yo y yo soy tú, y volvemos a la espiral del principio, y mirarnos de frente es vernos sin contemplaciones y eso, pues es muy chocante y hace mucho daño.
Sólo el tiempo y la casualidad tienen la respuesta.
Los tres lo sabemos.

Placenta

Estoy fumando lo que mi balcón me ofrece y aún ofreciéndome este floreado balcón ese salto hacia la resolución de todo, aquí sigo, inhalando sus flores e incapaz de saltar de todo, de todos e irme otra vez allá, lejos, donde dormía cuando todavía no sentía que lo de fuera me hería de por vida.

domingo, 18 de octubre de 2015

sábado, 17 de octubre de 2015

Crónica

Voy avanzando: algunos días de resaca, hasta me respeto.

1º Fase

Por qué eres tan difícil
Por qué no puedes parar quieta
Por qué giras incesantemente al son del satélite poético
Por qué todo o cara o cruz
Por qué no la moneda entera, la naranja entera
Por qué puertas en el monte y montes en las puertas, salidas por ventanas,  rotaflex a tope y cuerdas con alma
por qué todo esto
Por qué a mi


Imágenes

Y si la creatividad viene sin frenos en una carretera de doble sentido, yo me compró un camión amarillo.

Lo posible nunca fue sensual ni tuvo sentido

Dejándote caer en nubes de manos
Tu alzas los brazos como buena hembra
y cinco machos te rodean
Todo tu oler en ese antro de música chirriante, amarilla, rock ando roll ñoño de mismos acordes mal aventurados.
Te preguntas por lo blanco, necesitas rojo y sabes que vas camino del marrón
A ti no te importa, tú levantas los brazos y sigues martirizándonos con ese oler tuyo de locura y perdición
Eres demasiado sensual para un mundo sin sentidos
Siempre te regañarán
Siempre te miraran
Siempre te querrán poseer
Y tú, seguirás bailando con los brazos alzados la danza de un apareo imposible
Y es que niña, lo posible nunca fue sensual ni tuvo sentido.


No más

No más líos
No más de cinco
No más de dos sábanas limpias al mes
No más pastillas del antes y del después.
No más de lo que ya sé
No más de ir por ahí sin desodorante
Sin sujetador
Despeinada
Con las uñas sucias, el corazón a salto de mata y la cabeza en Mondragón
No más, Verónica Mas.

Caídas, hologramas y miedo

Podrías sujetar nuestra caída y las Torres Gemelas si me dieras un beso sin miedo.
Pero... las Torres Gemelas solo son un holograma y el miedo, la más precisa constante.

Ciertos días plenos

Hay días que no tengo filtro y Troya es insuficiente


Soledad Vanguardista

Aprovecharé ahora que las musas me estrangulan, que todavía guardo la suficiente memoria para el simbolismo y que me queda algo de sensibilidad en la retaguardia, para extirpar los demonios de mi soledad vanguardista

Gasolina y cerillas

Perdona si hoy no te pillo la palabra
Puede ser que tampoco te coja
Hoy no estoy más que para quién clava los nudillos en mi puerta y la abre sin pedir permiso
Y es que estoy profunda
Y es que llevo una semana profunda
Y es que no pillo palabras sino metáforas y no abro puertas más que por la fuerza.
Estoy confundida, muy confusa; me falta paciencia.
Endulzo las noches con elixir de gasolina y cerillas.
Y perdona, hoy me queman hasta las palabras.

Desear en la ausencia: Cuerpos vivos.

Cuerpos que no se tocan y se desean y que con mil y una caras, esconden la otra
Manos embarradas queriendo alcanzar las estrellas una noche nublada y entre las uñas, la tierra de un aloe apunto de madurar
Corazones sin cabeza, pescados sin cola, perros mudos, gatos sin bonus de vida, osos sin posibilidad de hibernar y pájaros sin cielo.
Vajillas rotas, kilómetros a miles, el zapato pequeño que te aprieta el dedo gordo y la espalda, dolorida, agachada, queriendo seguir el rastro de la baba de un caracol.
Finales de trayectos, derrumbes de naipes, despuntes de creencias, y el vestido, hecho jirones por andar entre zarzas, desnudando un cuerpo que sólo sabe desearte en la ausencia.
El suelo lleno de arena de castillos estivales, el agua salada del mar a tus ojos, y mi niña, tan tierna y emocional, con las garras sucias, el pelo enmarañado y el cinismo en las comisuras de la vagina.


jueves, 15 de octubre de 2015

Bauhaus

He escuchado un intonarumori a lo lejos, casi como diciéndome... que el hilo de la vida es chirriantemente profundo.


Pulmones que te quiero llenos

Beber y toser son dos acciones seguidas cuando el aparato respiratorio está obstruido y el pecho, discreto en su inspiración, es aplastado por una losa de incertidumbre y miedo.

Infinitamente sorprendente

La mente cansada y los párpados queriendo arañar la tierra en la caricia de una hoja llena de insectos
- Mirad a la luna, y callad, dejar de batir las mandíbulas; sólo el silencio podrá librarnos del mar de plástico.-
Es posible que los televisores se apaguen y que la noche quede en los destellos de la verdad
Que choquen las placas tectónicas del amor y reaparezcan las flores abortadas
Que las pastillas rosas y venenosas y los polvos blancos de hadas nocturnas, nos lleven más allá de las Pleyades
y que no haya ni más tú
ni más yo
Es posible que no haya ni dios

-Todo es posible mis insectos; la vida es infinitamente sorprendente y universal a la luz de la luna llena.-

martes, 13 de octubre de 2015

Querer querernos

Que yo quiero quererte y que tú querrías hacerlo, no hay duda alguna.
Que yo me estoy dejando la piel y el cariño y que tú estás apostando el último cacho de corazón, de eso, tampoco.
Que entre tú y yo existe una madeja enredada y que sólo entre los dos podemos deshacer los nudos del miedo, pues es así.
Que sólo el tiempo sabe y el amor puede ayudarnos, de eso, aunque no quepa la menor duda, cabe todo lo demás.

Seres de alforjas rotas

Un nuevo folio en blanco detrás de los surcos de pieles de papiro.
Millares de enigmas se esconden en las arrugas de espaldas cargadas.
Las bolsas de plástico azul convertidas en alforjas rotas.
Sin un vaso de vino, sin un poco de polvo, sin algo que condimente la sustancia del vivir, estas pieles, libros de experiencias inverosímiles, canciones prohibidas, noches sin luna, días con demasiado sol, no encuentran la quietud que el mar, enfrente de ellos, les ruge despiadadamente.

Heridas de sin dientes.

Me aprietan los sin dientes envueltos en estrafilococos.
Las heridas se hacen ulceras y no hay forma de que los agujeros sanen.
Conseguimos llenarlos de arena, sangre y pus, quemarlos a base de basucos y las heridas no hacen por cerrarse.
Usamos la técnica de la cura por saturación, apoyados en una cámara frigorífica mascando uvas recicladas, que están más tiernas y se muerden mejor y con el frío en el pecho y el litro en la mano, miramos nuestras heridas convencidos que tarde o temprano encontraran la cura adecuada.
Alguien grita: ¡Hemos abierto la caja de Pandora!
y un perro oliendo a pescado muerto, me chupa la del pie.



jueves, 1 de octubre de 2015

Entre dos aguas

La princesa y el delincuente se encontraron donde los párpados se cierran a la cordura.
Un destino incierto los unió una noche fronteriza de aguas calmas, algas profundas, xirimiri impresionista y embestidas fuertes y salvajes. Se abrazaron largamente, sus frentes unidas la una con la otra y el amor imposible... posiblemente descubierto en un fatídico desliz.
Sus cuerpos se enrollaron en una danza pura y elemental,  y el ritual, sin pedir ni permiso ni consideración, sin sopesar la melancolía ni el martirio, los penetró tan hondo, que hoy, embrujados por tentar al demonio con sus bailes esenciales, se persiguen sin pensar que ella es una sólo es una princesa y él, un simple delicuente.

Utopía

Ganas de mandarlo todo donde no alcance jamás así sabré que no tengo que buscar más.