sábado, 29 de agosto de 2015

Los duendes de Bolonia

Los duendes caminamos a cuatro patas, vivimos con los delincuentes y tiramos de vino como de zapatos viejos.
Somos amantes de la poesía, nos arrastramos por los sentimientos y fondeamos sueños y sirenas.
Encedemos fuego con pinocha y quemamos retama y desasosiegos en tiempos de poniente.
Avivamos las sombras y despacito, descalzos, atravesamos caminos de pinchos entre las copas de pinos que vibran cuando tú y yo nos besamos de verdad.
Los duendes no entendemos de reglas, acompañamos a los piratas en su devenir traficante y empuñamos la pureza como forma de vida.
SOmos pura naturaleza y misterio, imprevisibles, extraños, guerreros de pura esencia, tan crueles y divinos como el océano, con sus orcas, sus tiburones y su mar de fondo.
Somos tan duendes, que sin estar, estamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario