sábado, 29 de agosto de 2015

Entre dos orillas

En el Estrecho decidimos amarnos aún a costa del levante
Entre dos continentes no pudimos contenernos y caímos a las faldas de una frontera, asesinados por una pasión yonqui y risueña, luchando por la ruina, por la utopía sabida de dos almas exiliadas y por la anarquía de un amor incierto y desconsiderado.
Hoy, que el cantábrico baña mis pies, el ayer es un sueño y el azul del mar, el horizonte perplejo donde contemplo la derrota de nuestra victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario