lunes, 22 de junio de 2015

El verano

La llegada del verano me pilla con un rabo de cereza en la cama y un trozo de nuez entre los dientes.
El solsticio se ha presentado envuelto en un aire de espera que aviva mi ansiedad en la víspera de la hoguera de San Juan, la poesía me acosa a todas horas, estoica y descompasada, y la mirada y sonrisa de aquel chico, me recuerda cuan feliz fui en mi infancia y cuántas hogueras he saltado a lomo de la inconsciencia y la suerte.
El sol se presenta todas las mañanas llenando mi cuarto de un brillo que me recuerda que Andalucía me espera y yo me retuerzo en la cama.
Presiento que el verano trae atardeceres intensos y sombras lunáticas, siento que ya está siendo así, y no sé si tirarme al tren o al maquinista o seguir estudiando las constelaciones celestes e intuir que me depara este destino cargado de saber enigmático y profundo y mentalizarme así para una futura intensidad veraniega peligrosa y sabia.
Se está gestando la vida de las rosas en mi útero de gas, y este calorcito está provocando que las partículas se estén volviendo locas mientras esperan la chispa adecuada que está por llegar, que no es ni más ni menos, que ya.



lunes, 8 de junio de 2015

Máxima de otro mínimo

Quiero saber cómo son las personas que están cerca de mi corazón para no pedirles más de lo que me pueden dar.


sábado, 6 de junio de 2015

Ay lunita

Ay lunita que a mis demonios perdidos atraes hasta mi cuarto sin preguntar si quiera si estoy acompañada.
Ay lunita que cuando te llenas, me vacías y las tripas afuera, ya no pueden ni padecer lo sombrío de tu misterio.
Ay lunita, que tanto movimiento de agua me hace muy difícil quedarme quieta y beber un poquito de tu templanza.
Que me haces perder la armonía y ya no hay jarra que consiga mezclar sin turbulencia, la sangre de todos los corazones que rápidamente se me cuelgan esperando de mi una luz que está debajo de un pozo, que es puro fango y orquídea, que hay un sapo que se cree cocodrilo y una luciérnaga con la luz fundida, que está repleto de ratas y monos, de gallos de pelea y dragones despiertos.
Ay lunita, sé mi linterna y no mi ardid, que necesito llegar hasta más allá del pozo y rescatar la luz que me pide bailar hasta el fin de los días y morir en la danza de los nadie empuñando un candil de honestidad.
Ay lunita, escucha lo que te digo y no me des la espalda más que no sé cuanto tiempo la oscuridad podré aguantar.

A partes con el todo

Es difícil explicar cada una de las partes que conforman el todo.
Es más; es imposible.
Y porque es imposible, nace la poesía, que es un todo tan particular, como personas existimos.

viernes, 5 de junio de 2015

Máxima de un mínimo

Te conoces bien pero no quieres creerte y entonces acabas conociéndote fatal.

Teoría del Caos o/y Teoría de la coca-cola

La muñeca izquierda me va fatal
Todo lo que veo a mi alrededor me alerta
El tsunami se avecina porque las nubes corren tan grises y llenas que solo el cielo teñido de rojo las hará descargar. En mi tierra. En la tierra.
Y entonces el barro cerrará las casas abandonadas aislándolas hasta siempre.
No se muy bien que significa eso de hasta siempre pero si sé, que se arrastrarán nuestros pedazos y hablarán las lenguas misteriosas de los siete reinos.
Los 100 vientos susurrarán la solución de las 500 adivinanzas de 1250 siglos de historia y el levante se acostará con el sol a las 7:30 a.m. También sé, que la luna brillará más vieja que nunca y las estrellas tomarán por séptima vez, sus bodas de sangre con 20 nuevos planetas nacidos de la nada.
Tampoco sé muy bien qué significa eso de la nada, ni entiendo muy bien los agujeros negros, ni suelo ver con exactitud las constelaciones. De astronomía la verdad, es que no tengo ni idea pero de Teoría del Caos, a eso... no hay quién me arrebate.