miércoles, 6 de mayo de 2015

¿Adónde te fuiste, amor?

Caes en la cuenta, literalmente, con todo el equipo a cuestas, literalmente, de que estás perdiendo tu sensibilidad y tus ganas.
Intentas buscar aquello que movía tu inspiración y rabia
y encuentras folios quemados y frustración escrita.
Una impotencia muy profunda
Es la derrota
Y como has perdido... ni siquiera eres capaz de llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario