jueves, 9 de abril de 2015

Suave, suave por favor

Ya se agotaron las existencias que redondeaban el resultado
Igual que las astillas
Ya no puedo decir ni afiladas, ni entrañas, ni pasión, ni luna. Son palabras que he agotado.
Como noche a día me agoto yo.
EL desgaste es evidente
La zapata toca metal
La rueda no frena
El dibujo se borró y nadie se preocupó de recalcar lo importante
Ahora, en esta mañana de todo por nada, todo se escurre menos tu suavidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario