miércoles, 1 de abril de 2015

Poetas

Buscando a la puta de La Luna acompañado por un par de satélite más, me choqué con las estrellas y caímos en un agujero negro donde la antimateria nos devolvió a la órbita y desde entonces, no hay vía láctea en la que no haya preguntado pero parece que se la ha tragado la fuerza de la gravedad y que hay que esperar a que pasé un meteorito ultravioleta para recibir noticias suyas.
Y yo, sólo, porque mis acompañantes se enamoraron de las Pleyades, sigo de constelación en constelación, peregrino de un meteorito ultravioleta y de algo que dejó de existir hace millones de años luz .

No hay comentarios:

Publicar un comentario