miércoles, 1 de abril de 2015

Benditos sean los años

No, decididamente he aprendido mucho.
Decididamente cada vez soy más decidida.
Me queda camino y tengo para unas alpargatas.
El agua no se niega y el trozo de pan, con mis manos, lo consigo.
Darse cuenta de lo que una es, no tiene precio




No hay comentarios:

Publicar un comentario