martes, 24 de marzo de 2015

En una sala de juegos

Se avecinan cambios inevitables y me da que me va a pillar en bragas, con las tetas al aire y sin mechero.
Me da que tengo el libro de contabilidad a rebosar y que toca ajustar cuentas
Que al  lápiz le falta punta y que sólo veo bics con tinta desequilibrada.
Creo que ha llegado el momento de levantar las cartas y explicar el por qué de la jugada.
De empuñar la pistola y probar suerte a la ruleta rusa
Parece ser que estoy preparada
Parece que tengo un tiro y ninguna bala
Parece.



No hay comentarios:

Publicar un comentario