lunes, 23 de febrero de 2015

El entretenimiento

Qué bueno es jugar cuando tienes el alma fría y escarcha en el corazón
Con tus hermanxs riéndose en pleno diluvio universal
Respirando las notas de la alegría y de la inconsciencia
Siempre me encantaron las personas que quisieron jugar
Las que no pueden atender más que a esa necesidad imperiosa de despeinarse y olvidarse que existen peines y lacas fijadoras
Las que supieron improvisar las reglas según el momento
Las que se negaron pero siempre se pringaron como la que más
Aquellas personas que terminan de jugar y te abrazan o te tapan con una manta en un sillón desvencijado por fiestas y charlas eternas bajo el espíritu del vino.
Como me gusta que las personitas chiquititas chillen y corran salvajes y se tropiecen y no puedan pensar más que en saltar de puro juego
Aquéllas personitas que cuentan los pasos antes de dar el salto final
Aquéllas que cuando saltan, saltan de verdad.
Como me gusta jugar con mi hermana al Scrable y reírme y hacer trampas para ganarle al tiempo y a la apatía que lo acompaña cuando se pierde la ilusión.

Pero hoy...  el día bilbaíno está muy gris y muy jodido, muy húmedo  y silencioso, muy apático y cortante, es un día difícil de apreciar; es el día perfecto para tirarte de cualquier ventana y probablemente, alguien lo haga y si a mi me toca, que sea porque quiero volar.

Y las brujas de la Irola, podemos volar sin escoba. Todavía nos queda la fantasía. 

"La vida es el entretenimiento existente entre el todo y la nada"

 Juguémosla pues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario