domingo, 14 de diciembre de 2014

deberes, obligaciones, alternativas

Podría poner florituras al lenguaje y recargarlo de significados que parten su esencia hasta disolverla en un universo de pedantería y escaparatismo donde lo único que importa es lo rimbombante de la situación.
Pero... eso ya no me interesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario