viernes, 7 de noviembre de 2014

De pesos e inventos


Si en una balanza tuviera que poner lo que motivo y lo que me motivan, no necesitaría ninguna porque no habría nada que comparar.
El resultado siempre es el infinito del cero en su totalidad, y ésto, se convierte en 1, o en este caso, en una persona que sin ella y sin los otrxs, se podría medir siempre a lo más bajo; por lo que tampoco necesitaría balanza.
Pero éste, a pesar de que estoy de resaca, no es el caso aunque si el hecho de que lo que menos necesito hoy, es que me hablen de medidas inventadas y balanzas que sólo saben pesar el descontento existencial.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario