miércoles, 15 de octubre de 2014

Me amordazaré las manos y la boca

Cada vez que me acerco más a la esencia, menos palabras encuentro.
Me estoy volviendo parca en vocabulario.
Estoy interiorizando que las palabras son un virus, que pesan demasiado y tan poco... que no merecen la pena ser pronunciadas, ni escritas.
Entro en contradicción.
Soy una comunicadora nata; hago teatro, radio, escribo y sin embargo, cada vez las palabras me son más ajenas.
Si esto sigue así, dejaré de escribir y de hablar.
Muda sin ser sorda, eso es una gran putada.
Con cuerpo y sin expresión...
O quizá sea todo lo contrario y mi cuerpo, sea la única forma de salvarme de toda esta maraña de palabras sin sentido y por fin, pueda hablar sin sonido ni grafía alguna de lo único que merece ser expresado: La Esencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario