sábado, 11 de octubre de 2014

Masa gris

Frivolizamos con las epidemias (físicas y metafísicas), y prepotentes, nos reímos de los que defienden la solidaridad.
Escribir solidaridad ya es motivo de risa.
Pienso, que la risa es una consecuencia de la tensión.
Y que la solidaridad, es la forma más efectiva de supervivencia.
Pienso, que nos sobra todo y nos falta lógica.
Que estamos rodeados de falacias, y que nosotrxs mismxs, somos su más viva  encarnación.
Pienso, que hay muchas historias y pocas conclusiones. O que estas conclusiones son tan horribles, que nadie es capaz de reconocerlas. Es un mecanismo de defensa, nadie tiene la culpa.
EN realidad, la culpa no existe.
NI las víctimas ni los verdugos.
Existen circunstancias, condiciones, raspados, limaduras de ética y desolación. Deshonestidad como arma de defensa, ceguera por tanta oscuridad.
Aferrarse a la esperanza es aferrarse al madero en una mar cabreada.
Quizá, nada sea blanco o negro, sino que todo torna a gris porque se han metido demasiados colores sin atención ni concentración, sólo por hacer grande a aquel que pintaba. Ahora, todo es un borrón, y aunque hay puntitos todavía puros, la masa gris es la líder.
Una masa gris que se ríe de la solidaridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario