jueves, 11 de septiembre de 2014

Cuando te queda otra pero te destruye

Una chica con ojos como platos del color de la paz, me ha dicho que me enseñará las técnicas para convertir mi experiencia vital en bálsamo de tigre y así solucionar mis graves problemas de espalda y cuello.
Vale.
Acepto.
Apostaré  y dejaré que la chica con los ojos de la paz, me unte con su sabiduría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario