lunes, 15 de septiembre de 2014

Contradicciones

Quisiera escribir con rabia como lo hacía antes.
Pero yo no soy la que era ni la que seré.
Sigo percibiendo el mundo como una ruleta rusa pero me he cansado de sostener la pistola.
Esta vez, cargo flores de orquídeas y mareas vivas.
No es tan fácil transcender de la ira y convertirte en una comeflores.
-Hazte la cresta otra vez prima- Lo haré, pero no utilizaré gomina sino jabón de lagarto y no me raparé al cero sin saber muy bien lo que hago.
La luna llena sigue a la vera de mi destino, arropada bajo el deseo pero esta vez, soy yo la que dirige las estrellas fugaces. He entendido que jamás podré explicar con el lenguaje de los humanos lo que mi animalidad me dice. Y que además, no hay frustración sino el alivio de no tener que dar más explicaciones a lo que de por si no se explica sino que se siente.
A pesar, de que en este mismo instante, eso es precisamente lo que intento hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario