sábado, 30 de agosto de 2014

Entre sentir y hacer


Hay veces que te confundes y que haces precisamente todo lo contrario de lo que sientes.
Porque ser consecuente con lo que sientes es la única meta y por tanto, los sentimientos, el único motor.
Me he prometido serme fiel.
Ser tajante.
Que no me tiemble la mano en este mar de plástico.
Porque he descubierto que los mares que siento, que me asientan, son los de arena fina y barros de alquimia y esos, están en peligro de extinción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario