martes, 26 de agosto de 2014

De regreso de los mares del Sur

No es el final sino el principio
Recojo antiguos hábitos con renovada alma y vuelo porque sé que los ojos dicen más que las bocas.
Soy discípula de palabras y amante de miradas, disfrutona de sueños, ganadora a todas y contradictoria para siempre.
Puedo acercarte a mis manos y sanarte el aparato digestivo así como alejarte en la densidad del dolor necesario y presentarme indiferente y tajante para hacer lo mismo, sanarte.
Al final, que ahora es principio, soy esencia, y lo que parecía disonante es armónico.
Porque la dualidad finalmente tiene un sólo objetivo: la sabiduría.
La felicidad es capitalista.
Jajajajajaja
La sabiduría es emocional.
Y puestas a elegir... soy emoción, energía, vibración; soy la onda del susurro de las Diosas.

Somos las ondas del susurro de los Dioses y la felicidad es como la tristeza, un estado más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario