domingo, 25 de mayo de 2014

Para el piel suave

Tus besos son las vendas pasadas que quitadas de mis ojos, hoy curan mis heridas.
Porque tu sabes besarme el alma y arrancarme de la insoportable profundidad con cualquier idiotez digna de no mención.
Porque sólo tú, solamente tú, sabes dónde está la perla que tan recelosa, escondo debajo de esta porte altiva y sólo tú, tienes los cinceles capaces de esculpir mi maraña de pensamientos.
Porque contigo sólo puedo amar, y cualquier mezquindad más que sobrar, hiere de por vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario