lunes, 31 de marzo de 2014

Los ángeles también lloran


A veces se me olvida quién soy
Qué hago aquí
Por qué sigo viva
A veces encuentro entre botones descosidos, la costura de mi voz...
Empiezo a entender...
qué hago aquí
por qué sigo viva.
A veces decido desaparecer de todxs y lanzarme al camino del destino, ciega de confianza y borracha de sueños.
Lo que duela, que duela lo que tenga que doler pero que responda a lo que deseo ser.
No dejaré que nadie me diga lo que tengo que hacer...
para eso están todas las preguntas que yo misma he de responder.
No consentiré el desaliento de lxs que miedosxs y especuladorxs, creen tener la precaución y la sensatez en la punta de sus lenguas cobardes y prepotentes.
Con mis ojos, lagunas del sentir de mi alma, desvelo el manto de hipocresía y convencionalismo y enmudezco al miedo.
Cada vez soy más radical porque cada vez estoy más enraizada a la tierra que me parió.
A veces, tengo claro que soy el aire que transporta las semillas que frutos elegantes y sabios ha de difundir.
A veces, hasta decido cuidarme y tratarme con amor, ser brisa y rozar la piel de cualquiera que me regale su sincera sonrisa. 
A veces, hasta consiento el abuso, la amenaza y la tortura si veo que pronto se cambiará, pero a veces... todo me sabe mal, todo está mal, todo es mal.
Entonces... pierdo  los papeles otra vez
Y ardo con el fuego del rencor y la impotencia.
Me pierdo en la noche y me acuesto con flores sin semillas ni amor.
Me violo y me maltratato y prendo en ira y destrucción el pasado de mis pasos, fusilando a mi fe y a cualquiera que pretenda acercarse a mi ser.
Muerdo y araño, desgarro las máscaras y meto hasta el fondo la abuja y todo se llena de pus y chupo, chupo hasta que toso y babeo, hasta que se me caen los dientes y la verguenza, hasta que pierdo el sentido de mi sentir y todo es una gran bola de delirio y terquedad.
Entonces... entiendo que los ángeles también lloran y todo vuelve a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario