miércoles, 26 de marzo de 2014

La poesía está en la calle


Parece que hoy las letras no quieren abandonar.
Parece que por fin, tienen algo que decir.
Parece que están sedientas de Venganza. Necesitadas de Respeto. Anhelantes de Sinceridad.
Parece que se han despertado y que quieren lavarse la cara, no de cualquier forma, no como gatas a medias sino como rinocerontes que se remojan en su propias heces.
Palabras encarnadas, reencarnadas, salidas de las alcantarillas, que abandera el Honor en larga fila y tienen como Diosas máximas a Justicia y Libertad.
Intuyo que esta vez son conscientes de su poder y que no consentirán que ningún mal habaldo de fe estrecha y manipulación siniestra, venga a joder su hermoso desfile coronado por la Diosa Humildad.
La diosa Soledad manda, y es el Respeto a cada ser de la tierra, el único Dios capaz de juzgar.
La Sinceridad vela por los modales y la Valentía por la Locura.
El amor enciende las velas de los corazones que postrados en las aceras, al amparo de la Dignidad y la Luna Llena, piden la vuelta de la Solidaridad y el Cariño Mútuo.
Aclaman las almas en pena desde los balcones la fuerza de la Pasión y el rigor de la Disciplina, huye la pereza por el callejón de la verguenza y la Verdad une codo con codo la gran muralla Humana, que despierta y con la cara limpia, es capaz de mirar más allá de su ombligo y hacer de su existencia un acto Poetiko y Sublime.

LA POESÍA ESTÁ EN LA CALLE



No hay comentarios:

Publicar un comentario