miércoles, 19 de marzo de 2014

El laberinto.

En la calle de los deseos, perdí mi inocencia
En la calle de la esperanza, vi una perra verde
En la calle de los sueños, encontré la salida a mis pesadillas
En la calle de la fe, corría la revolución
En la calle de la humildad, lloraban los fantasmas
En la calle del valor, el presente es una puerta abierta
Y en un callejón sin salida, hallé una escalera que llevaba al cielo, ahora, estoy en las nubes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario