lunes, 3 de febrero de 2014

Hermano

Ordenar los sentimientos...
Están todos muy despeinados.
Mira que yo intento cepillarme, pero hay mucho viento y la veleta solo la tengo orientá los días de sol.
Perdóname si eso te sirve, pero decir... que no me arrepiento de nada
Soy agua y entre dedos me deslizo.
Son los ojos acuosos de la vida, ya sabes,me llevan a todos los sitios, donde solo tocas fin, a la desembocadura del mar.
No hay maldad, hay destino y lecciones.
Maestros y maestras, círculos de poder y generación.
Y tú y yo seguimos siendo hermanos, en la distante cercanía de lxs que se saben mártires, con el sumo cuidado de que nuestras palabras pesan en el universo como cimientos de dignidad y amor y que tú y yo, sabemos que nuestras miradas, arden, que nuestras bocas, muerden, y nuestras gargantas, rugen, y arrasan si deciden aliarse plenamente, y que en este momento, ni quieren ni pueden.
Siempre te amaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario