lunes, 24 de febrero de 2014

Ayer

Cada cierto tiempo, una pausa entre el gris de la melancolía.
No entiendo nada.
Hay una gata en la ventana que quiere venirse a mi vida y fundirse entre mis sábanas pero es con arañazos con lo que me hace su demanda.
El corazón lo tengo lleno de clavos y... sangre por  las baldosas flotantes en el trance de la anarquía de mi sentir que es la armonía de mi vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario