lunes, 24 de febrero de 2014

a veces pasa

Hermanxs, la paz nunca está ni ha estado en mis manos.
Cada vez, maś confusión; los tiros y las réplicas.
Es tan fácil pasar del amor al odio...
Yo también te odio.
Hemos roto los espejos de esperanza
sangrado los recuerdos y escupido humillación, nos hemos revolcado en los reproches,
¿una duchita con el rencor?
¿con la manipulación?
¿con toda la inteligencia puesta en joder?
Qué maravilla, jodemos y bien, jodemos mucho y por la cara.
NO me mires así que tres dedos te señalan.
Menos es más, y mucho, mucho... al final, nada.
Hermanxs, no sé qué más puedo hacer por nosotrxs.
De repente todo me huele a mierda y parece como si alguien quisiera arrancarme el pelo. 
He dejado de ser honesta y honrada.
La vida te desgasta.
Está claro.
Esta vez he perdido la esperanza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario