lunes, 13 de enero de 2014

Persecuciones innatas

Quisiste borrar la poesía pero eres su amante.

La Venus no se deja engañar.
Ella no hace por compromiso sino por devoción
Los rituales de fe, sangre y verdad constituyen su ser.

Eres el Perdido Adonis sin patria por el camino de la utopia.
¿Hay algo más poético?

La Venus conoce las miradas, las tiene archivadas a la altura de su liguero, no la podrás volver a engañar.
Ahora surca los vientos del sur, enmarañada de ideas y al son del repicar de las campanas.

Algún día de estos no habrá otra salida.
Adonis lo sabe. La Venus espera. La paciencia y el sigilo.

Son perros rajados por el destino de Dioses sin patria ni bandera, la batalla del caballo de Troya que ardió hace tiempo.

¿Por qué las ruinas nunca dejarán de ser ruinas?
 Lo que pudo ser y nunca fue.
 La melancolía del pasado. La honestidad en el presente.

Adonis vuelve a casa que Venus se ha ido a la luna y esta vez, no sabe si volverá.

La incertidumbre del futuro os persigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario