lunes, 6 de enero de 2014

La niña y el mono

Debajo de mi casa han colocado una niña mulata y un mono gris y negro.
Venga, tira millas, y bonita monita, aguanta estoicamente todos los días la presencia de estos dos.
La niña y el mono.
Lo siento pero necesito librarme de ti.
Los voy a despegar de sus sitios.
Voy a pensar algo para poner en sus lugares.
Es cuestión de supervivencia. Entiéndeme.
No puedo ver todos los días el mono y la niña
Soy una tia de acción no de complación.
Y estos me hacen mirar mucho, actuar poco.
No puedo quedarme quieta esperando a que todas las estrellas fugaces pasen ante mis ojos sin agarrar alguna.
El mono y la niña no me dejan.
Quizá sólo me cargue a la niña.
Matándola aparecerá la estrella que desea la libertad como único cielo. 
En esas estamos.
Y el mono...
Quizá también me lo cargue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario