sábado, 4 de enero de 2014

Identidad

En la tierra del barro recupero la vida nocturna.
Me salen las alas de murciélaga y se ponen las púpilas como dos pelotas de tenis.
Los ojos me brillan como a los gatos y camino por las aceras como perra sin cadena.
Conozco cada rincón de este pueblo, lo tengo husmeado de cabo a rabo
Y fíjate que hoy... le encuentro un nuevo olor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario