domingo, 29 de diciembre de 2013

Quiero entender

Hay cosas que no entiendo.
El otro día un amigo me decía que era anarquista. Luego se subía a su BMW.
Así todo el día.
¿Por qué todo el rato la misma violación a las palabras?
Hay personas que no tienen ningún respeto al léxico
Que piensan lo que dicen exclusivamente para defender su propia posición, su ego, todo por su ego. Todos los años y luchas y muertes, por el suelo pisoteado por hipócritas de alma estrecha.
Hombres y mujeres que ciegos y presos de su escueto y paupérrimo ego, son capaces de chapotear en la sangre con la misma ignorancia de un crio pero con los pelos ya muy negros, o rubios, o pelirrojos, o incluso calvos como una bola de billar.
Estoy hasta el coño de que maltraten las palabras.
Justicia es justicia y no partidos políticos ni juzgados. Justicia de justo, de crítico, profundo y no influenciable a intereses perversos y/o ególatras.
Libertad es de libre y no cosa de curas y publicistas. Es capacidad para tomar decisiones con respecto a unx mismx y a lo que le rodea, de confianza en los actos, el respeto, la educación y otra vez, la crítica profunda, y otra vez, no influenciable a intereses perversos y/o ególatras.
Igualdad es de respeto y mezcla y no cuestión de leyes de parlamentarixs habitantes de mundos de yupies y multinacionales energéticas. Es búsqueda de lo que une, de esencias comunes, cantos alrededor de la hoguera quemando vanidades, es la fe de que siempre dos serán mejores que unx.  Por supuesto, no influenciable a intereses perversos y/o ególatras.

¿Y tú, qué eres?



No hay comentarios:

Publicar un comentario