lunes, 16 de diciembre de 2013

Por qué me gusta llorar.

Las lágrimas que derramo mensualmente, limpian mi alma de cemento y plástico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario