lunes, 16 de diciembre de 2013

De pie

Recojo lo que la vida me da y con ello hago magnolias.
Las orquidias coronan el asfalto que ellxs me hicieron pisar.
Levanta la barbilla, agarra las manos de colores que personas con sentimientos te entregan junto a su corazón. Todavía puede ser más grande. Más grande, y ni siquiera tiene por qué rebentar.
Es la primera vez que deseo vivir.
Hasta siempre para siempre, en las cenizas que abonan los cerezos del Valle del Jerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario