lunes, 30 de diciembre de 2013

La tierra de mis raíces

En las esquinas, lxs niñxs iluminan mi andar.
Pierdo y encuentro con tal facilidad, que ya no sé lo que es perder.
Descubro de repente, que una casa fría es una casa por estrenar, que por las ventanas no entra humedad sino brisa, que una bata de güatiné es lo más elegante del universo. Y sonrio, vaya si me rio, a carcajadas, porque el mundo nunca va a dejar de mostrarme y sorprenderme con su cariño, y mira que a veces me pongo cabezona, zoquete, pesimista, nihilista, derrotista, y lloro en el cementerio, contándole mis penas a mi abuelo, que hace veinte años que está en todos sitios, pero a mi me gusta ir a visitarlo a su nicho, ver su foto, sus ojos de escritor que tiene algo importante que hacer sentir, y se me caen los mocos, y busco cuartos de baños y encuentro tierra en los lavabos, la bici al lado, esto es un cementerio precioso, de pura esencia, con cipreses mecidos por almas, con la cal como principio de pureza y papel higiénico en el báter. Es mi parada en el deporte de la vida, con el cielo azul inmenso, compacto, infinito y el sol afilando otra vez, esquinas, tumbas, panteones y paredes de lápidas.
Las niñas estaban en la plaza de la Cruz de Torredonjimeno. Allí me dí mi primer beso. Hoy él está casado y yo, me doy besos en la plaza Sagrado Corazón de María de Bilbao. Han cambiado cosas, aunque la procesión sigue por dentro. Las niñas me han ayudado a encontrar a la Iggi, la perra mansa que con su aptitud de florero nos engaña, y a la primera de cambio, pone patitas en polvorosa y nos desmonta la pacífica y frágil estructura matriarcal que domina por los dominios que me vieron nacer. Y que es muy dura y muy frágil y muy violenta y muy intensa, sobre todo, intensa. Y empiezan los gritos y los lloros. Y todo Cristo, las niñas, y más niñas que se unieron por el camino que va desde las Quebradas al Llanete, y mi madre con su abrigo de visón falso, y mi tio el jinete con el monovolumen de cristales tintados, a buscar a la perra mansa esta, que ahora mismo, soba al lado de la calefacción espatarrada sobre un sillón de terciopelo veige Luis XVI.
Hostias la vida.
Al lado de la torre del reloj, en la casa de la esquina, la del bocado a la fachada, entre desconchones pasados y cuadros de vete tu a saber que mercadillo, y calefactores y redes wifi, entre el cielo y el infierno y el gran amor y el colosal odio, entre el azul, el rosa, el rojo, el color de las lunas moradas, de las estrellas plateadas y soles naranaja, entre pesadillas y sueños de aceituneros altivos, al son del manteo, del barro y la sangre, la tierra de mis raíces. 
Orgullosa.






domingo, 29 de diciembre de 2013

Jugar

Con el pan no se juega
Ni con el agua
Ni con el fuego.
Ni con las cosas de comer.
Ni se te ocurra hacerlo con la salud, ni con los colegas, ni con la familia.
En realidad, jugar está prohibido.
Entonces ¿Cómo aprendo?

Quiero entender

Hay cosas que no entiendo.
El otro día un amigo me decía que era anarquista. Luego se subía a su BMW.
Así todo el día.
¿Por qué todo el rato la misma violación a las palabras?
Hay personas que no tienen ningún respeto al léxico
Que piensan lo que dicen exclusivamente para defender su propia posición, su ego, todo por su ego. Todos los años y luchas y muertes, por el suelo pisoteado por hipócritas de alma estrecha.
Hombres y mujeres que ciegos y presos de su escueto y paupérrimo ego, son capaces de chapotear en la sangre con la misma ignorancia de un crio pero con los pelos ya muy negros, o rubios, o pelirrojos, o incluso calvos como una bola de billar.
Estoy hasta el coño de que maltraten las palabras.
Justicia es justicia y no partidos políticos ni juzgados. Justicia de justo, de crítico, profundo y no influenciable a intereses perversos y/o ególatras.
Libertad es de libre y no cosa de curas y publicistas. Es capacidad para tomar decisiones con respecto a unx mismx y a lo que le rodea, de confianza en los actos, el respeto, la educación y otra vez, la crítica profunda, y otra vez, no influenciable a intereses perversos y/o ególatras.
Igualdad es de respeto y mezcla y no cuestión de leyes de parlamentarixs habitantes de mundos de yupies y multinacionales energéticas. Es búsqueda de lo que une, de esencias comunes, cantos alrededor de la hoguera quemando vanidades, es la fe de que siempre dos serán mejores que unx.  Por supuesto, no influenciable a intereses perversos y/o ególatras.

¿Y tú, qué eres?



sábado, 28 de diciembre de 2013

Venga que tengo una gama infinita

Sus ganas de verlo y mancharse con todo y rebosar y comprender que ya han comprendido.
Porque juntxs no hay fronteras,
los límites se vuelven retos, y ya las lágrimas son sólo respuestas pasadas a deseos insatisfechos.

Porque ahora podemos...

Pintar los sueños que bebemos con la ansiedad y el placer de saber que pronto, lloverán colores entre nuestros dedos.

jueves, 19 de diciembre de 2013

El camino de la alimaña

Entre tubos de escape y escapes en antros.
Entre cuartos de baño y paredes arañadas.
Entre rías de sangre y vinos de sobra.
Entre mecanotubo y cadenas rotas
Entre ruedas y rampas al sol
Entre ladrillos rotos y alhambre de espino
Entre las fronteras de cualquier camino
Entre límites y aciertos.

Entre cenas con hermanos y desayunos y almuerzos con hermanas
Entre éxitos y libros de arte
Entre talleres y artesanos de alma
Entre ojos que me quieren salvar, bocas besar, brazos abrazar.
Entre lunas que no me dejan en paz.

Y rios de tinta y sangre a la luz de las velas entre el calor de mi gente que por mi velan.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Naturaleza pura

Salen las cosas porque las cosas quieren salir a pesar de que el desastre es la única máxima a la que atiendo.

martes, 17 de diciembre de 2013

No paro de sangrar

No paro de sangrar. Sangrar. Sangre en mis bragas, sangre atemporal, pintura al agua, acuarela a spray.
Huelo a sangre, a rojo, a posguerra y a mujer herida.
Mi óvulo se vuelve poliquístico.
El cuerpo, el pecho, se quejan, nadie a mi alrededor que tenga vendas.
Las tiritas se acabaron hace tiempo.
Las heridas son demasiado profundas.
Posiblemente, amputar, de raiz, todo lo que me une aquí y no puedo soportar.
Y es literal. No paro de sangrar.
La guerra quiere poder con mi físico, y no paro de sangrar.
Me dicen que me falta hierro, raro, alrededor sólo armas y jaulas de mecanotubo.
Hormonas de la felicidad y del deseo, esas son las que lloran sangre en mi vagina
La saeta flamenca de mi orgullo suena en la trompeta de la guerra.
La armónika que no encuentra la armonía...
Y no paro de sangrar.

Un poco más allá, a las cenizas del pasado que guarda todas las impotencias que hoy sangran mis heridas ante el abismo de la muerte, la figura en la sombra de lo que ya es.

Es sangrienta esta guerra y cruda la realidad.
Y no paro de sangrar.


lunes, 16 de diciembre de 2013

Por qué me gusta llorar.

Las lágrimas que derramo mensualmente, limpian mi alma de cemento y plástico.

De pie

Recojo lo que la vida me da y con ello hago magnolias.
Las orquidias coronan el asfalto que ellxs me hicieron pisar.
Levanta la barbilla, agarra las manos de colores que personas con sentimientos te entregan junto a su corazón. Todavía puede ser más grande. Más grande, y ni siquiera tiene por qué rebentar.
Es la primera vez que deseo vivir.
Hasta siempre para siempre, en las cenizas que abonan los cerezos del Valle del Jerte.


domingo, 15 de diciembre de 2013

Medio, miedo, entera.

Siempre en medio
Entre deshecha y arrebatadora.
Oculta tras una sonrisa de otra vez, medio lado.
Esto me pasa por renegar de renegarme.
No termino de tragar.
La garganta y los oídos, descansar y prepararme, que el año es largo y el dolor está pasado de moda.

jueves, 12 de diciembre de 2013

viernes, 6 de diciembre de 2013

Escribir por dolor.

Nadie puede poner precio a lo que escribo.

El sol

El sol aparece de casualidad y a mi me pilla sin gafas y sin ganas.
Es triste que en Bilbao salga el sol y que una no tenga ni piel que tostar.
Porque la luz ilumina y si no puedes hacer la fotosíntesis, adiós muy buenas, te marchitas como la alegría del balcón.
Si por lo menos fuera consciente de mi naturaleza lobezna, no estaría irradiando ilusiones solares frustradas por la luna de mis sentidos.
Pero la luna y su utopía nublan todo a mi alrededor, y yo, cachorra de esperanzas, busco el aura del sol como agua en el desierto de tu piel.
Y arena entre mis dedos todos mis sueños.
Quizá salga a comprar unas gafas, o unas ganas, que me lleven otra vez debajo de tu ventana a susurrarte las palabras que nunca fui capaz de pronunciar.
Y el sol sigue, ahí cerca, pero tú, estás lejos, demasiado lejos, tanto como el sol. 




jueves, 5 de diciembre de 2013

Bermejo

Pinta de rojo que la copa de luna la tengo llena.
Que esta vez Marte está entre mis piernas y viene con ganas de sangre.
Que he descubierto que mis plantas crecen mejor si las abano con todo lo que de mi sale.
Me re-apropio del color de la energía, porque esta vez la Santa María llena está de pasión, y eso, como sinestésica y romántica de nacimiento, lo sé de puro deseo.
El rojo de la acción y el fuego, de ondas largas que señalan peligro, realeza y poder. El pigmento de Caperucita que no se asusta del lobo.
Lo llevo por dentro y por fuera. Desde las entrañas hasta las cicatrices. Desde la lengua pasando por todos mis labios.
Lo tocó todos los meses, me ducho en él, pinto la bañera con su chorro surrealista y me sorprendo ante la belleza y la fuerza de su vigor.

Rojo, que te quiero Roja, rojo de mi corazón y de mi sangre roja.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Los guerrerxs de la luz

No tengo una sola palabra.
La luna no está
¿Será?
Sólo pinto.
Tengo las manos...
No tengo adjetivos.
Están manchadas.
Ni pensar en meterme los dedos en las orejas. O en la nariz, si me los meto en la boca me intoxico fijo.
Y tengo que dar batalla.
Detrás mia hay quince guerrerxs reclamenado posición.
No me dejan apagar la luz.
Me despiertan con sueños, y me duele la espalda, vaya que si me duele, pero ellxs no dejan que me agache.
Me instan a la firmeza.
Me convencen con fe y no pienses para qué, simplemente hazlo. Mételes el despertar dentro de sus cerebros y que su sangre se convierta en el flujo del conocimiento.
Con sus entrañas se harán tubos de resonancias y con sus salivas, el agua que regará la consciencia.

Y esta mierda se parece al génesis, me están poseyendo,
Los guerrerxs de la luz que transitan por el tunel del tiempo: Me poseen.

Poesía de poseída.

Es hora de despertar.

Y si que tengo palabras. La luna siempre está.
Y los dedos me los meto en la boca.