sábado, 30 de noviembre de 2013

La noche de San Juan

A luz de una hoguera de palés, encapuchados, sentados en un tronco espalda con espalda, el día de la lluvia fugaz ¿Recuerdas?
Las litronas y otra vez esas manos embarradas que quieren alcanzar el cielo.
Las ilusiones guardadas en los fardos de una bicicleta que sólo funcionaba a traición de veleta.
El amarillo mercurio de nuestros destinos cruzándose con el rojo de la pasión de Marte, el negro de la incomprensión y el roce de las hojas verdes de árboles contaminados sobre nuestros cuerpos invisibles.

La música del latir de corazones, el color de las travesuras, las pulseras que nos esposaban ...

Hoy: Las cenizas de aquella hoguera de palés y clavos oxidados bajo la luna llena.

Descampado

Ven a pudrirte conmigo donde las espinas de los muros sean hojas de rosa
Conozco un descampado de estrellas donde los estrellados como tú y como yo, encuentran refugio bajo la luna llena.
Allí los susurros los marca el silencio y las resacas de lágrimas, llenan el mar de esperanzas.
Te espero en silencio.

viernes, 29 de noviembre de 2013

El Saharagüi y la oliva.

Un tumulto de voces tan compactos como el cielo.
Pitidos, ruedas sobre asfalto, farolas a medio encender, ojos tan grandes como sonrisas tan sabias...
Se me caen las bragas.
-No te cogeré el número, el destino nos cruzará en la arteria más negra de Bilbo. Se me gastó el corazón de tanto usarlo, suerte.-
-Suerte preciosa-

Una suerte preciosa. Tus ojos. En la arteria más negra de Bilbo.

martes, 26 de noviembre de 2013

EL DESPERTAR DE LOS INVISIBLES.

Despierta a la pesadilla
La alarma ha sonado.
Hay trabajo que hacer.
Remanga tu ilusión, cálzate las street warrios, pon en hora todas las pérdidas de tu vida y atraviesa el puente de la Ribera.
Coloca todos tus anelos (que palabra más bonita) en una caja de fruta madura,
píntate los labios, madame, que la función ha comenzado en San Francisco y tú, tienes papel de anfitriona.
Ve a la plaza, siéntate dónde las personas sólo saben soñar, cúbrete con la sinceridad de las bocas picadas, allí donde los perros no son de raza y los soportales ocultan la supervivencia. Múestrate tal y como eres, sin aspiraciones a perlas falsas, con el corazón por bandera, y tus labios, y tus ojos, como únicas fronteras.
Besa el anillo de la matriarca que toca las palmas, explora el huerto de esperanza, juega a las damas que se saben elegantes y danza por las buhardillas con goteras sin más vestido que la humildad de la que seas capaz.
El sueño es ya una realidad, lxs diferentes por su pobreza, por su loca cabeza, por su áspera tristeza, quieren importar, y tú, para lo único que estás aquí, es para hacerlo comunicar.

DESPERTAR: Porque los sueños no se conviertan en pesadillas




viernes, 22 de noviembre de 2013

Compartir celdas

En mi barrio, la lluvia cala los huesos y oxida la chatarra.

Un hombre negro con el impermeable del capitan pescanova, arrastra un carrito de sobras apocalípticas, lo miro fijamente, leo en sus ojos el cansacio, la desilusión, el frío, los calcetines mojados, los cuatro pavos para comprar pan y arroz, con un poco de suerte, le da pa un pollo tan escuchimizao, que no merece la pena ni trocearse.

Me meto dentro de sus pulmeones, respiro su miseria, la mía con la suya y le asiento, y me asiente, compartimos celdas.

Paso por una plaza, hay otro negro, sentado al filo de un banco de piedra, detrás suya, una mochila de montaña, me mira, lo miro, su cara me habla de continúo tránsito, desierto de esperanza, sed en el paraíso, nada es lo que pensaba.

Le asiento, me asiente, compartimos celdas.

Sigo y una mujer en la esquina cruza los brazos, sus comisuras están caídas, los labios pintados, no tiene ganas de trabajar, la única sugerencia que desprende es su propio hastio. Día malo para el negocio.

La miro, me mira y nos asentimos, compartimos celdas.

Bajo, y en la bocacalle de mi calle, dos camáras vigilan todos los días.

Las miro, me miran, pero la única que asiente soy yo, esta vez, no comparto celda.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Calcetines Mojados

Todo irá bien mientras tenga los calcetines secos.
Que el corazón esté oxidado, los pulmones encharcados, la garganta zarapastrosa y el pelo enmarañado, eso no es prolema.
Con una ducha caliente y unos calcetines secos, mi alma se arregla de nuevo.
Una hada me enseño a remendar mis alas cuando presas del deseo, se descomponían sin compasión.
Mi alma aprendío el arte de la satrería de las sueños arreglando los bajos de los mendigos. Eso si me dijo -que con lo calcetines mojados, no habría brazos que me calentaran-.
Ahora tengo mucho cuidado, los recojo del tendero con la esperanza todavía latente, los abrazo lo suficientemente distante como para tan sólo humedecer mi sentir.
Empaparme es morirme.
Rebajar el sentimiento
La obsesión.
Sentarse y esperar a que esta vez sean otrxs lxs que hablen del amor.
Que yo sé que hay muchxs por ahí.
Que cuidan mucho de que sus calcetines no estén desparejados, ni mojados, ni con el dedo gordo fuera, rodeado por una soga que lo asfixia y lo pone tan colorao como un tomate.
Lo sé porque lo intuyo, y aunque análitica hasta esta médula, tengo tantas fantasías, tantas ganas de que otrxs me entreguen sus puntos de pasión, de que cosan en mi piel todos sus sueños, de que me inyecten su tinta, su voz, su pintura, su saber, su humildad, su deseo, que me pongo tan ardiente, que seco todos los calcetines del mundo.

Yo no valgo nada sin vosotrxs.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Como casi siempre

La Melancolía está demasiado borracha.
El Deseo se marcha detrás de un skate
Ilusión ha perdido a Esperanza
El Amor sólo aparece cuando La Anguistias le dice, y
La Soledad, no me quita ojo.

El Valor juega al escondite y a los tiros
La Alegría se quema en la hoguera de la Vanidad
El Ego se marea de tanto giro sobre si mismo
 Y el cansancio, aplasta en un salto cualquier iniciativa popular

El Instinto se queda afónico,
A la Sexualidad le duele la cabeza
Al Corazón, los sentimientos (de sentir)
y a los Pulmones, les falta más de veinte bocanadas de verdad.

Otra vez... No sé cómo acabar.

Supongo que duermiendo con La Utopía.








miércoles, 13 de noviembre de 2013

Como tú y yo

Que todavía me sigues poniendo cachonda,
bueno, eso es una evidencia
Que no tengo ni puta idea de por qué,
bueno, eso es otra evidencia.
Que veo tus fotos por el puto facebook y y me muerdo el labio viendo tus manos y tus brazos llenos de grasa... y sonrio de placer... bueno, eso es otra marcada evidencia.
Que llueve a mantas, eso es una metáfora.
Como tú y yo.



Noviembre en Euskadi

Las nubes no tienen ninguna verguenza.
Se posan tan panchas, tan grandes, tan majestuosas, tan preñadas de si mismas, tan sobre nuestras cabezas... y de allí no hay quién las mueva, ni para adelante, ni para atrás, si acaso, bajan un poco más... si creo que me están mojando la punta del pie.
Creo que en vez de humanos quieren que seamos peces.
Pues oye, si la cosa se pone fea, yo pongo cara de pez, y aquí no pasa nada.
Que si tengo que mover la colita, pues que la muevo
y dar aletazos, también, eso hasta me gusta más.
Pero espero que la metamorfosis en pez no termine en pescado, que dentro de un par de días, a mi me gustaría ser otra vez girasol.
Si alguien regala un control remoto meteorológico, por favor que se ponga en contacto conmigo.
Pero si no he conseguido un sólo despertador por Facebook ¿Conseguiré un control remoto meteorológico?
Me da a mi que las nubes de noviembre no vienen con ganas de tregua,
No sé, pero me da a mi que no, que voy a tener cara de pez todo el mez.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Me gusta vivir

Nivel de THC por las nubes: voy a hablar claro ahora que estoy ciega perdía.
La tormenta pasó, el sol me acaricia la espalda, el viento sopla el último deseo, la muñeca diestra lo recibe, expulso mi anhelo; ahora lo tengo todo a la altura de mis manos.
Pasaron las noches acabadas en días y los días convertidos en noches.
El sufrimiento se cansó de sufrir, la amargura de amar, la angustia de tanta pena, el nervio de tanta crisis, el amor de tanto dolor .
He cogido el vuelo al único destino, ni dónde, ni cuando, sólo cómo.
Lo tengo claro.
Tengo todos los papeles en regla. Las veinticinco personalidades dispuestas a multiplicarse, reciclarse y reconvertirse.
La maleta repleta de historias y las botas de pisar fuerte.
Ya no me duele la rodilla, ni tengo mocos verdes, ni la espalda, he engordado 3 kilos y puedo permanecer atenta más de cinco minutos aunque el tema me parezca una auténtika mierda.
Me estoy reformando.
No me hacen daño las mentes y ratios prácticos en la avaricia y el corto plazo, aún al contrario, me enseñan.
Estoy tranquila, con las voces de África debajo del balcón, los colegas colgados a mi vida. Con la chica de la manazana, la de la comida, la de la cervecita, la de los scoutt, la siempre soleada,. Con mis compañeros de monte y playa. Con el carnicero de arriba de mi casa.
Estoy contenta la verdaD. Hoy, puedo decir, que hasta me gusta vivir.

martes, 5 de noviembre de 2013

El miedo

El miedo a lo desconocido,
al raro, anormal, solitario, entusiasta, con pintas, vida de mal vivir, de demasiado, de siempre demasiado para ser normal.
Porque el miedo y la normalidad van siempre de la mano, son escritas con la misma tinta roja de todos los siglos.  El miedo se viste de incertidumbre, desconfianza, de futuro sin presente.
Bebe de una física cuántica muy poco atrevida, muy cuadriculada, formal, basada en una experiencia añeja y conservadora. El miedo huele a patriA, religióN y guerrA. Se nutre de raíces pasadas de historia, tiene las puntas muertas y sólo un trago de salvía avinagrada riega sus entrañas.Sus hojas son leyes ancestrales que preocupadas por su supervivencia, impiden que nazcan las nuevas.
El miedo se preocupa por crear escuela, ideología, comportamiento, status. El miedo es el encargado de hacer girar la rueda de la fortuna. Fortuna traducida en acciones que cotizan con el hambre de un pueblo, el cáncer de una sociedad y las armas nucleares de una nación. Hay muchos medicamentos y armas para el miedo: todas se pagan, todas se consumen, todas nos destruyen. Porque el miedo solo se puede combatir con la valentía. El papel timbrado es papel mojado cuando hablamos de luchar contra él.
Contra el miedo a la incertidumbre, la valentía para conocer. Para tomar los patrones como patrones y ajustar cada unx la medida que crea coveniente con su cuerpo. Las costuras de la vida, los pespuntes  (1. m. Labor de costura, con puntadas unidas, que se hacen volviendo la aguja hacia atrás después de cada punto, para meter la hebra en el mismo sitio por donde pasó antes. Y añado: para seguir cosiendo)  que hacen ricos a la identidad personal. 
La personalidad es una defensa a la vida y una ofrenda para con ella; por todo lo que ésta le enseña, le da y le hace sentir. La persona tiene lo que tiene que tener para ser valiente: el pasado como respaldo y la lucha como meta. La personalidad es el arma.
El miedo es sólo falta de concentración. Cuanto más desconectado, más miedica, cuánto más miedica, más peligroso para el mundo. 
El miedo te enreda en su telaraña, y como no seas un mosquito hábil, te apresa hasta que de ti no queda más que una cabeza sin ojos. Te succiona con terrorismo, policía, moda, coches, familias perfectas, on line for ever.

Conciertos del desconcierto, 
Manadas de mamuts convertidos en ovejas, 
eso es lo que ha conseguido hacer el miedo con nuestra personalidad. 

Como conjuro contra el miedo, la honra a la personalidad, al carácter, a la crítica, al análisis de la realidad con uno mismo.Nadie ni nada nos puede quitar nuestra capacidad para valorarnos, mirar al frente, quietxs, observadorxs y oyentes de lo que la intuición marca. El sexto sentido, el único capaz de vencer al miedo.  

Despierta

Despierto a la belleza, al deseo, a la pasión
Despierto al sueño con sueños
A las ganas con ilusión,
Despierto con las sábanas sudadas de tanto querer
con el pijama empapado en delirios
el pelo enredado en ideas
la boca seca de tanto suspirar
Tengo los ojos cegados por el arcoiris de Morfeo
Las uñas sucias de pintar en el infierno
El alma limpia de lxs que quieren aprender y despertar.
El sueño imposible es mi aliento
y mi lecho, todos los pajeos mentales que me invento.

Me lavo la cara 7 veces seguidas y los dientes, dos.
Me visto como si cualquier día fuera domingo de Resurrección y me voy para la calle Cortes.
Y ya no sé cómo despertar de este poema...

Tic-tac, tic-tac, tic-tac

lunes, 4 de noviembre de 2013

Reloj de cuerda

Eso sigue haciendo tic-tac
La música lo encubre pero sigue haciendo tic-tac.
Lo tapo con la toalla pero sigue haciendo tic-tac.
Ya no tiene manecillas.
Tic,tac,tic,tac, va muy rápido,
en algún momento se le acabará la cuerda,
la palanquita para darle también se ha roto,
si se le acaba la cuerda,
es probable que no pueda volver a darle
se acabará el tic,tac
ya no necesitaré ni música ni toalla ni manecillas ni cuerda,
el silencio se hará en la habitación
como la muerte en el lecho del final.




domingo, 3 de noviembre de 2013

De vuelta, revuelta, Bilbo

Historia de lucha entre las carnes y la Ría.
El fuego y el chorro de agua a presión, cóktel molotov, la gente que corre, el carrito del niño a dos ruedas, la madre con su fulá cubriendo su boca, cara desesperada, mucho gris, llueve, el calor del acero, la pesada estructura de tiempos de metal, chimeneas en Miribilla y el Corté Inglés.
Mucho humo en la gran avenida, veo cámaras como farolas, policias como máquinas, indignación en fábricas ahora puro vestigio de tiempos lejanos.
Angustia e impotencia, no resignarse a la violencia latente y utilizar la misma en el mundo palpable. Tiraré la piedra.
Los edificios rectangulando la existencia, millares de ventanas y otra vez las piedras, el verde, el monte, la lluvia, el acero, los gritos que no se dejan silenciar más que en su último aliento.
Siempre con los guantes de boxeo, con la sed de ríos cristalinos y las águilas guiando sus pasos.
Siempre en el contraste, las cabras montesas chocando la cornamenta a ritmo de txalaparta, sistema y pueblo, respeto, avaricia, los pañuelos llenos de lágrimas, mocos, sangre... palabras que corrieron como la polvora, que fueron la causa de muerte, de cárcel, de dolor de familias, pueblos, personas.
Siempre en lucha. Resistencia eterna. El cuerpo al servicio de la libertad.